VUELTA AL TRABAJO CON LA BAJA DE ROBERTO POR GRIPE.

ÍÑIGO LÓPEZ TRABAJÓ A MENOR RITMO POR SUS PROBLEMAS ABDOMINALES. MAINZ CON MENTALIDAD POSITIVA FRENTE AL OSASUNA.

El Granada CF ha regresado hoy al trabajo para empezar a preparar el partido del próximo domingo en Pamplona y lo hizo con la baja por enfermedad del portero Roberto Fernández, mientras que el defensa Íñigo López no se ha entrenado al mismo ritmo que el resto de compañeros.

Tras la sesión de descarga del lunes y la jornada de descanso de ayer, el equipo rojiblanco ha vuelto al trabajo en la Ciudad Deportiva de Diputación con la vista puesta en la visita liguera al estadio Reyno de Navarra.

El meta Roberto, que reapareció el pasado domingo ante la Real Sociedad tras varias semanas de baja, ha sido la única baja en la sesión al atravesar un proceso gripal, por lo que su presencia el domingo ante Osasuna dependerá de la evolución de la enfermedad.

El central Íñigo López, por su parte, ha trabajado a un ritmo menor al de sus compañeros por las molestias musculares que padece y que no le han dejado terminar ninguno de los dos últimos partidos.

El Granada cuenta para visitar a Osasuna con las bajas seguras del centrocampista argelino Hassan Yebda, por lesión, y del lateral brasileño Guillerme Siqueira, sancionado.

MAINZ: “OSASUNA NO ES MEJOR EQUIPO QUE EL NUESTRO”.

Ante el partido de la próxima jornada de Liga frente al Osasuna, el defensa del Granada Diego Mainz ha asegurado que “no son un equipo mejor“, por lo que irán a Pamplona “sin miedo” con el objetivo de “sumar tres puntos“.

La plantilla del Granada se siente “contenta” por el juego del equipo y la dinámica positiva que está “dando resultados“. La idea es seguir sumando, porque el conjunto de Abel solo se encuentra a cinco puntos de los puestos de descenso.

El capitán y defensa rojiblanco, ve al Osasuna “muy fuerte” en casa, porque son un equipo “que pelea y trabaja mucho“. Aún así, no los considera “un equipo mejor“. El Granada viajará a Pamplona en busca de los tres puntos.

El defensa del Granada, que volvió a jugar en el último partido tras varias semanas inédito, ha dicho que “era vital ganar a la Real Sociedad (4-1) por ser un rival directo y se consiguió“, por lo que ha subrayado que “todo está saliendo bien y el equipo sigue creciendo“.

Mainz ha explicado que tiene molestias en una mano por un problema que arrastra en un dedo desde hace semanas, pero que se entrena “cada día para jugar” y aguanta “lo que echen“, por lo que jugará “cuando decida el ‘míster’, aunque sea con dolor“.

Deja una respuesta