UN AGOTADO GRANADA ARRANCA UN PUNTO HISTÓRICO DE BUTARQUE.

LOS ROJIBLANCOS EN UN PARTIDO CON POCA PRESENCIA OFENSIVA CONSIGUEN UN PUNTO GRACIAS A RUI SILVA QUE EVITÓ CON UN GRAN PARADA UN PENALTI LANZADO POR GUERRERO. LA FALTA DE ACIERTO OFENSIVO LOCAL Y EL RIGOR TÁCTICO DE LOS DE DIEGO MARTÍNEZ FUE SUFICIENTE PARA PUNTUAR.

Aunque no pudo ganar, el Granada CF de Diego Martínez, volvió a competir al nivel necesario para conseguir a pesar de los muchos impedimentos un punto que provoca que esta plantilla rojiblanca pase a la historia del club como la que ha conseguido mayor puntuación en una temporada en la Primera División del fútbol español, y sin duda es motivo de orgullo para todos.

El partido no será para guardar en las hemerotecas, ya que el Granada estuvo gran parte del partido reservando ese punto que le otorgaba el 0-0 inicial y su presencia arriba fue prácticamente nula en ambas partes a excepción de dos tímidas llegadas. De inicio lo más destacado fue la presencia en el once titular por primera vez del delantero malagueño Antoñín que debutaba como titular en el equipo andaluz.

Una vez más encaraban los locales con el agua al cuello los noventa minutos, necesitados de una victoria que les siguiera dando esperanzas en la lucha por la permanencia después del susto vivido días atrás en Mallorca.

Allí pudieron dilapidar gran parte de sus opciones de salvación pero un magnífico gol de falta de Óscar Rodríguez en los instantes finales evitó el disgusto. Autor de los últimos cuatro goles de su equipo, esos méritos no le valieron sin embargo para ser titular.

Quizás por las rotaciones, quizás por la necesidad de buscar hombres de área como camino más factible hacia el gol, Aguirre decidió dinamitar el ataque alineando juntos a Guido Carrillo y Miguel Ángel Guerrero. Ambos estaban llamados a ser el toque picante de una receta que se cocinaba a fuego fuerte en las bandas gracias a las subidas impetuosas por sus carriles, sazonadas con centros al área, de Kevin Rodrigues y Aitor Ruibal.

El aspecto del conjunto parecía apetecible por momentos gracias a un Rodrigues que fue protagonista en las dos primeras acciones de ataque con dos servicios desde el costado, uno que pasó cerca de la escuadra tras tocar en un zaguero y otro que remató en carrera Carrillo a las manos del arquero. Poco más pudo aportar el argentino, pues se retiró lesionado en el ecuador de la primera parte dejando su sitio al ansiado Óscar Rodríguez. Otro varapalo más y no el único para los madrileños, mermados en la punta desde las inesperadas salidas de Youssef En-Nesyri y Martin Braithwaite.

Mientras el Granada parecía encontrarse cómodo, acercándose a cuentagotas pero dejando sensación de solidez. Fue Machís, ex jugador blanquiazul, quien dispuso de la más clara con un duro disparo raso desde la frontal que acabó despejando a córner Iván Cuéllar. La réplica, cuando el descanso pedía paso, fue una entrega desde el lateral de Recio que se paseó por delante del arco sin que nadie llegara a desviarla a las mallas pese a los intentos de tocar el esférico de varios compañeros.

De vuelta al verde unos y otros volvieron con sangre nueva. Y en el caso de los pepineros de manera sorpresiva, pues Óscar Rodríguez fue sustituido por Assalé. Además Roque Mesa entró en el lugar de Eraso. Dos cambios hizo también el Granada con la introducción de Eteki y Carlos Fernández por Azeez y Antoñín.

Las fuerzas y las ilusiones renovadas animaron a los de Diego Martínez, que avisaron con un intento de Puertas que rozó el palo. Fue un espejismo pues acto seguido empezaron a sucederse peligrosas ocasiones del Leganés.

Un Assalé voluntarioso dio otro ritmo a la ofensiva y fruto de su ímpetu provocó un penalti tras ganarle la posición a Neva. Lo asumió Guerrero pero entre Rui Silva y el larguero le negaron la diana, que pudo conseguirla Bustinza, pero un atentísimo y elegante Vallejo, terminó el gran trabajo del meta portugués, metiendo la bota y despejando el posible remate del jugador pepinero . No acabó ahí el calvario y la frustración del ‘nueve’ local, que instantes después envió al lateral de la red una contra que le había dejado en buena posición para marcar.

Problemas de acierto, mala suerte con las lesiones… el duelo terminó siendo fiel reflejo de algunos de los males que han castigado durante la temporada a un equipo anfitrión que poco a poco va perdiendo fuerza en la difícil batalla por seguir en la élite. Ese problema ya no lo tendrá el Granada, quien sigue sumando puntos para redondear la que ya es una gran campaña, y que evidenció cansancio especialmente a la hora de llegar a las inmediaciones de Cuéllar.

Ficha técnica:

0.-Leganés: Cuéllar; Ruibal, Bustinza, Omeruo, Jonathan Silva, Kevin Rodrigues (Bryan Gil, 81′); Rubén Pérez, Recio (Rosales, 55′), Eraso (Roque, 46′); Carrillo (Óscar Rodríguez, 21′) (Assalé, 46′) y Guerrero.

0.-Granada: Rui Silva; Foulquier, Duarte, Vallejo, Neva (Víctor Díaz, 76′); Azeez (Eteki, 46′), Yangel Herrera; Machís (Gil Dias, 90+’), Puertas, Antoñín (Carlos Fernández, 46′); y Soldado (Fede Vico, 66′).

Goles: Sin goles.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Amonestó a Bustinza (12′), Antoñín (22′), Jonathan Silva (36′), Machís (45′), Kevin Rodrigues (50′) Neva (62′), Herrera (74′) y Rubén Pérez (81′). Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada 31 de La Liga, disputado en el estadio de Butarque a puerta cerrada como consecuencia de la crisis sanitaria del coronavirus.