GRANADA CF 1- 1 RC CELTA DE VIGO. EL FÚTBOL SE ENSAÑA CON EL GCF.

El centrocampista del Granada, Rubén Pérez (2i), cae ante los jugadores del Celta de Vigo, el chileno, Pedro Pablo Hernánez (i) y el serbio Nemanja Radoja, durante el encuentro correspondiente a la jornada 30 de primera división, que disputaron en el estadio Los Carmenes de Granada. EFE

UN GOL DEL CELTA OBRA DE BONGONDA, EN EL TIEMPO DE PROLONGACIÓN, EVITA LA VICTORIA ROJIBLANCA QUE SE ADELANTÓ AL COMIENZO DEL PARTIDO CON UN GOL DE ROBERT IBÁÑEZ Y QUE TUVO QUE JUGAR 55′ EN INFERIORIDAD NUMÉRICA POR LA RIGUROSA EXPULSIÓN, EN SOLO UN MINUTO, DE JEISON MURILLO.

El fútbol, la suerte y Álvarez Izquierdo le dieron esta noche la espalda a los hombres de Abel Resino, que tras un esfuerzo titánico durante noventa minutos, vieron como la victoria se les escapaba de las manos, una vez más, en el tiempo añadido por culpa de una desafortunada jugada que permitió tras varios toque de cabeza en el área marcar al belga del Celta, Bongonda.

[pullquote]
Ficha técnica:
1 – Granada CF: Roberto; Nyom, Babin, Murillo, Insúa; Rubén Pérez, Iturra; Robert (Candeias, m.76); Javi Márquez, Piti (Mainz, m.44); y El Arabi (Jhon Córdoba, m.64).
1 – RC Celta de Vigo: Sergio; Hugo Mallo, Fontás, Cabral, Jonny; Radoja (Bongonda, m.68), Augusto (Alex López, m.26), Pablo Hernández (Larrivey, m.81); Nolito, Santi Mina y Charles.
Árbitro: Álvarez Izquierdo (Catalán).Expulsó por doble cartulina amarilla al local Murillo (m.44). También amonestó a los local Nyom e Iturra, y los visitantes Jonny, Cabral, Alex López, Radoja y Hernández.
Goles: 1-0, m.3: Robert. 1-1, m.93: Bongonda.
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima jornada de la Liga BBVA disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 15.000 espectadores.
[/pullquote]

Los rojiblancos que llegaban con la losa de los nueve goles recibidos en el Bernabéu, presentaron un once con muchas variantes, empezando por la portería con la vuelta de Roberto, y con Nyom, Insúa y Murillo en defensa, junto al incombustible Babin. El centro del campo presentó novedades, Iturra, todo pundonor, se hizo hueco junto a  Rubén Pérez, con el goleador Robert Ibañez en una banda, Piti en otra, Javi Márquez de enlace con la punta, ocupada por el marroquí, El Arabi, un once esperanzador.

El orgullo, salió a flote muy pronto, en casi la primera acción, Piti en la banda izquierda pone un centro al que no llegá El Arabi, y desde atrás con velocidad y fe, Robert Ibánez, se aprovecha después de tocar la pelota de un rechazó para establecer el 1-0, m.3 de partido, mejor no podía empezar la noche.

Desde ese momento dominó en el partido el Celta, que siempre se sintió cómodo con el balón en su poder ante un Granada bien colocado y que no pasó apuros para defender su renta en el primer tiempo.

Los gallegos solo inquietaron a Roberto Fernández, que esta noche volvía a la titularidad, con un disparo en buena posición aunque algo escorado de Santi Mina que se marchó fuera y en una falta demasiado centrada de Manuel Agudo ‘Nolito’.

Los rojiblancos pudieron ampliar su renta con un par de lanzamientos lejanos de Javi Márquez que no encontraron puerta, antes de que se les complicara el partido mucho con la expulsión de Murillo al borde del descanso.

El colombiano vio dos tarjetas amarillas con apenas dos minutos de diferencia, la primera por una gresca con el argentino Gustavo Cabral y la segunda por una falta cometida sobre el también argentino Pablo Hernández. Abel Resino tuvo que recomponer rápido el equipo y colocó a Mainz sacrificando al capitán Piti.

SEGUNDA PARTE

Fue bastante aburrida, el Celta en su papel de conductor del juego pero sin poner en aprietos claros los dominios de Roberto que con el paso de los minutos y a pesar de la inferioridad numérica se sentía con seguridad bajo palos.

Las únicas acciones de peligro gallego fueron, un cabezazo de Santi Mina que paró Roberto, un tiro fuera de Cabral en el área pequeña y un intento desviado de Nolito. El Arabi, tuvo una ante Sergio Álvarez pero fue timorato al remate.

Abel buscó algo de oxigeno en el banquillo, entraron con el paso de los minutos, Jhon Córdoba y Candeias, y el colombiano gozó de un par de acciones para haber conseguido el segundo gol, en la  primera tras robar un balón y plantarse solo ante el meta vigés, y otra en una acción personal que no acertó en mandar entre los tres palos.

El Celta se volcó con todo con el paso de los minutos ante un conjunto rojiblanco que bastante tenía con defenderse y que sólo vio peligrar su triunfo con ocasiones del argentino Joaquín Larrivey y de Nolito, que volvieron a definir más. El físico rojiblanco hacia aguas, y la tablilla dinamitó el choque con los cinco minutos de añadido.

Los de Berrizo, no llegaban a entenderse en el saque de una falta en el circulo central, Nolito y el portero, no sabian que hacer, y el balón fue a la banda derecha, único recurso visitante en la noche de hoy, Hugo Mayo la puso al área y tocó Larrivey de cabeza, a la frontal de área pequeña, allí prolongó un compañero y Bongonda llegando desde atrás fusiló a Roberto para colocar un injusto 1-1 final que castiga con crueldad a un equipo herido casi ya de muerte.

Nadie recriminó al equipo los nueve goles del Bernabéu, el publico estuvo todo el partido con el equipo, muy disgustado con la labor de un colegiado que no parece tenerle ningún cariño al Granada CF, y que tras el gol del empate y bajó una considerable lluvía se marchó cabizbajo y con la idea cada vez más metida en la cabeza que solo un milagro evitaría ya el descenso de los rojiblancos.

Quedan puntos y partidos por disputar, pero hasta los más optimistas van perdiendo la fe en el equipo, esperemos que todo pueda dar un giro inesperado y el equipo pueda sacar puntos en los próximos partidos.

 

 

 

 

Deja una respuesta