SIMA GRANADA FS CIERRA CON GOLEADA UNA TEMPORADA SOBRESALIENTE, 4-0.

Triunfo incontestable del SIMA Granada Fútbol Sala que arrolló al Jerez de los Caballeros, de principio a fin, en el último partido de la temporada.

Los de Rafa García cierran el curso con un excelente sabor de boca. Tras su llegada al banquillo nazarí, el equipo pasó por la necesaria fase de adaptación a la nueva metodología dejándose algunos puntos y, tras asentar automatismos, el equipo comenzó a volar sin parar de escalar puestos en la tabla, tanto en la primera como en la segunda fase, quedándose a las puertas del playoff de ascenso a Segunda División.

El encuentro comenzó con la tónica de dominio nítido por parte del SIMA Granada que, durante la práctica totalidad de la primera mitad, sometió en juego, llegadas y ocasiones, al Jerez de los Caballeros. Dos palos de Arco y otro misil de Weche a la cruceta fueron aviso de lo que, poco después, terminaría materializándose.

El canterano Pablo, procedente del FutsAlhendín, firmaría su primera diana en la categoría de bronce, tras una gran circulación colectiva en la que Migue, con un gran reverso, le sirvió en bandeja, completamente solo en el segundo palo, un balón que tan solo tuvo que empujar al fondo de las mallas para que el cuadro granadino cobrara la ventaja que, pese a multitud de ocasiones rojiblancas, se mantuvo al descanso.

Tras la reanudación el SIMA Granada elevó el ritmo y la exigencia, lo que terminó pasando factura al conjunto pacense de inmediato. Kiko recibió en banda derecha para disparar desde media distancia ajustándola al palo izquierdo de la portería extremeña, imposible para el meta. Poco después, en pleno auge granadino, Arco acertó, tras dos palos, a colocar el esférico en el ángulo superior derecho del marco, limpiando las telarañas de la escuadra.

El conjunto rojiblanco mantuvo el empuje y la iniciativa, con alguna llegada pacense, neutralizada por Germán, durante toda la segunda mitad, aunque el marcador no terminaba de reflejar una mayor distancia. Sin embargo, a falta de tres minutos, el conjunto extremeño dispuso el juego de cinco para tratar de acortar distancias, saliéndole al revés. Tras una parada de Germán, un envío largo a Jesús en el corazón del área pacense, a puerta vacía, sellaría el definitivo cuatro a cero.