EL GRANADA OBLIGA AL MADRID A SUDAR LA LIGA, 1-2.

LOS DE DIEGO MARTÍNEZ, SUPERADOS EN LA PRIMERA PARTE POR EL MADRID, SE FUERON AL DESCANSO CON DOS GOLES DE DESVENTAJA OBRA DE MENDY Y BENZEMA. PERO EN LA REANUDACIÓN UN GRAN GOL DE MACHÍS ACORTÓ DISTANCIAS. EL GRANADA MERECIÓ EL EMPATE PERO ENTRE COURTOIS Y RAMOS EVITARON LO QUE HUBIESE SIDO UN JUSTO EMPATE. EL MADRID SUDA LO QUE PUEDE SER UNA NUEVA LIGA Y EL GRANADA SE DISTANCIA CUATRO PUNTOS DE EUROPA A FALTA DE DOS JORNADAS.

El Real Madrid dio un golpe casi definitivo a LaLiga en el Nuevo Los Cármenes. La sufrida victoria ante el Granada por 1-2, en un duelo que llegaron a ir ganando con facilidad por 0-2 al cuarto de hora, les permite soñar con la 34ª Liga.

Una gran primera parte del Real Madrid le dejó a un solo paso de ganar la Liga. Un golazo de Mendy y otro de Benzema encarrilaron el encuentro en Los Cármenes, pero en la segunda mitad le tocó sufrir a los blancos ante un inmenso Granada que apretó a los blancos y estuvo muy cerca de lograr el empate. El tanto nazarí no llegó y los tres puntos dejan a los merengues a solo dos de ganar la competición, el alirón podría llegar este jueves ante el Villarreal.

Salió Zidane con cinco centrocampistas, muestra clara del respeto absoluto que le tenía al Granada, y gracias a ello pudo salir bien de la intensa presión del conjunto de Diego Martínez. Dejaban atrás espacios los locales y ello lo aprovechó Mendy, que decidió disfrazarse de Roberto Carlos. El lateral francés arrancó con furia, se zafó con potencia de dos rivales y ya algo escorado se sacó un durísimo disparo que se coló por toda la escuadra ante el asombro de todos, pues el efecto óptico hizo pensar que había dado en el lateral y la lógica dictaba lo mismo, no parecía haber hueco para que entrara ese balón.

Estaba desarrollando el Madrid su mejor fútbol desde que se reinició la competición, con Luka Modric ofreciéndose en la mediapunta, Toni Kroos mandando en el medio e Isco dirigiendo a veces arriba a veces abajo. Y en una jugada iniciada por el malagueño con un taconazo, Karim Benzema recogió el balón en el área y su disparo, bien colocado, se coló en la meta de Rui Silva.

Jugaba a placer el Madrid, controlando el ritmo del partido y consciente de que el choque estaba muy encarrilado, pero no se rindió el Granada. Un cabezazo de Duarte parecía destinado a colarse en la meta blanca, pero emergió, como en cada encuentro de los madridistas, la figura de Courtois, que salvó el tanto con una gran parada.

La respuesta del Real Madrid fue contundente y muy cerca estuvo de sentenciar el choque Benzema con un gran disparo, desde una posición algo escorada, ante el que se lució Rui Silva y con otro de Isco que sacó la zaga granadina.

El Granada cambia el guión en la segunda parte.

Un grave error de Casemiro al poco de comenzar la segunda parte reactivó el partido. Perdió el balón el brasileño en el centro del campo, Yangel Herrera le puso un balón perfecto a Darwin Machis fusiló a Courtois para marcar y dar emoción al partido.

El gol, junto a la entrada de Montoro y Puertas, cambió radicalmente el panorama y el Granada creyó en la remontada. El control del juego pasó a ser de los nazaríes y el balón merodeó peligrosamente el área madridista pese a que las ocasiones claras de gol no llegaron para los locales hasta el tramo final del partido. Pero, eso sí, de qué manera. Un disparo de Antoñín desde dentro del área obligó a Courtouis a hacer una gran intervención, y a continuación el remate de Azeez le sacó Sergio Ramos bajo palos para salvar al conjunto madridista.

Los minutos finales fueron frenéticos, nada menos que una Liga había en juego y para el Granada la posibilidad de hacer historia, de meterse en puestos de competición europea. Un remate de cabeza de Antoñín a bocajarro fue la última de los nazaríes, el Madrid durmió entonces el partido para llevarse tres puntos que valen auténtico oro ante un rival que demostró por qué es el equipo revelación de la temporada en Primera.