UNA TEMPORADA PERDIDA EN DOS MESES PARA OLVIDAR.

El Granada se ha quedado sin opciones reales de ascenso con la derrota sufrida este lunes ante el Rayo Vallecano (0-2), traspiés que ha sido la guinda a dos meses horribles de los rojiblancos en los que han echado por tierra todo el buen trabajo y la ilusión de los ocho anteriores.

JAVIER AGUILERA.- El equipo andaluz sólo ha sido capaz de ganar uno de sus diez últimos encuentros, en los que ha sumado la pobre cifra de seis puntos de treinta posibles para convertirse en el segundo peor conjunto de este decisivo tramo de curso, en el que sólo el Barcelona B ha alcanzado menos puntuación (tres puntos).

Iniciaba marzo el Granada en la tercera posición, a un punto del ascenso directo y con seis de renta sobre el séptimo, que era el Sporting.

Ahora, es décimo el cuadro rojiblanco, sin opciones ya matemáticas de alcanzar a los dos primeros y a cinco unidades del corte de las eliminatorias de ascenso, en las que el Sporting le saca trece puntos.

Para que el Granada pueda pelear por el ascenso en la promoción tiene que ganar los cuatro partidos que le quedan y que le favorezcan mucho los resultados: le esperan Almería, Sporting y Cádiz en tres de esos cuatro choques y parece un milagro.

Más allá de los pésimos resultados, lo peor es la involución sufrida por el Granada tras la destitución del técnico José Luis Oltra, que dejó el plantel en la quinta plaza y con los dos primeros a tiro: desde que le echaron, todo ha ido de mal en peor.

La ambición de los dirigentes rojiblancos, que desde el verano se plantearon el ascenso directo como meta, les llevó a prescindir del preparador tras tres derrotas de los rojiblancos.

 

La arriesgada apuesta por el técnico del filial, Pedro Morilla, no funcionó. Venció en su estreno al Numancia pero no ganó ninguno de sus cinco siguientes choques. Y lo más grave es que el equipo tampoco lo mereció, pese a lo benévolo del calendario.

 

Miguel Ángel Portugal ha llegado tarde. El tercer entrenador esta temporada del Granada apostó en su estreno por la continuidad, de jugadores y de plan, pero el Rayo Vallecano les sacó los colores y mostró todas las carencias del equipo, que no son pocas.

Los aficionados y varios dirigentes ya piensan en hacer una buena planificación para la próxima campaña mientras digieren el segundo fracaso consecutivo del chino John Jiang al frente del Granada.

El nuevo cuerpo técnico y los jugadores apelan a las matemáticas y ese supuesto potencial del equipo, del que todos hablan pero que apenas se ha visto durante el curso.

Y unos y otros se hacen la misma pregunta. ¿Cómo estaría el Granada si no hubiesen destituido a José Luis Oltra? Seguro que mucho mejor que ahora, es la respuesta común, aunque es fácil concluir eso después de estos horrorosos dos últimos meses.

Deja una respuesta