TRIBUNA ALTA POR PABLO DOMÍNGUEZ: «SIN CRÉDITO».

NUEVO CAPITULO DE NUESTRO COLUMNISTA, PABLO DOMÍNGUEZ, TRAS LA DERROTA EN CORNELLÁ-EL PRAT QUE HA ENCENDIDO LAS ALARMAS EN EL CLUB Y ENFADADO A LA AFICIÓN. UN REFLEXIÓN SIN CRÉDITO Y SIN DESPERDICIO.

SIN CRÉDITO

No quedó anoche títere con cabeza tras el esperpento de “Cornellá-El Prat”. Un triste vestuario navega a la deriva sin líder que comande la nave. La afición granadinista entona su hartazgo. No en vano, las palabras de El-Arabi a lo largo de la semana hablando de “Europa” suenan a burla.

Derrota que bien puede tildarse de fúnebre pues el equipo se arrastró moribundo, sin alma. Planteamiento rácano, actitud inexistente y nula intensidad: tres pecados capitales que avocan a la pérdida de categoría, justo donde apunta el Granada en estos momentos de no producirse un golpe de efecto que cambie el rumbo y la dinámica.

Deseo el éxito de Lucas pero peligra si no soluciona la situación. Da la sensación de no ser capaz de sacar lo mejor de sus futbolistas y estos, a su vez, parecen no poner el más mínimo empeño por alcanzar su mejor versión. Lo único que transmiten es apatía.

Sin embargo, la destitución puede no ser la solución. Que el equipo ofreciera su mejor versión tras la concentración en ‘La Manga’ da que pensar. Fue medida de ‘castigo’ de Pina a sus futbolistas, que entonces sí dieron la talla. Visto desde fuera, da la impresión de que los jugadores solo rinden cuentas ante la presidencia, dejando en el aire el liderazgo del vestuario.

“Se juega como se entrena”, tal vez ahí resida la clave del despropósito: entrenar más y con mayor intensidad e insistencia en puntos donde se considere necesario mejorar. Si con una sesión diaria de entrenamiento no se alcanza el objetivo, tal vez sean necesarias dos. El trabajo siempre será directamente proporcional a los resultados. No hay mayor secreto.

Se ha dado lugar a la situación de todos los años. Tal vez no sea mala noticia, del caos sale el orden. Ya sucedió en el partido de ida también ante el Espanyol donde la grada pidió la destitución del míster, lo que sirvió de acicate a todos para levantar el vuelo hasta la mitad de la tabla. Aunque nada indique que eso vaya a suceder ahora, tampoco entonces.

En estas llega el Real Betis a Los Cármenes. Duelo de emergencias: los verdiblancos en la UCI y el Granada a las puertas. Partido para ahuyentar fantasmas o hundirse por completo en el pozo. Todo lo que no sea ganar en casa a partir de ahora, como poco, será motivo de enfado del aficionado rojiblanco, cosa que por otra parte es lo último que necesita el equipo en casa.

Para bien o para mal, todo apunta a que el encuentro ante los de Gabriel Calderón puede marcar tendencia al alza o a la baja para este Granada hasta la conclusión del campeonato. Lucas y vestuario, contra las cuerdas. En sus manos está revertir la dinámica.

Deja una respuesta