TRIBUNA ALTA: «LA MALDICIÓN DE LOS CÁRMENES» POR PABLO DOMÍNGUEZ.

TRAS LA DERROTA EN CASA ANTE EL RC CELTA DE VIGO, NUESTRO COLUMNISTA, PABLO DOMÍNGUEZ ANALIZA LOS MALES DE ESTE GRANADA CF QUE NO TERMINA DE MOSTRARSE SOLVENTE EN CASA.

LA MALDICIÓN DE LOS CÁRMENES

No es este un “título” de película, no. O tal vez sí, porque en nuestro humilde estadio no hay manera de mantener la cabeza levantada durante dos partidos seguidos. Y eso, cuando la levantamos. Ganar es a Los Cármenes lo que el caviar al paladar de un perro.

La noche del viernes retrató las carencias del Granada, sobre todo en el uno a dos. Cuesta marcar pero sobre todo cuesta mantener la intensidad y la concentración hasta el final de un encuentro que estuvo más cerca de ganarse que de perderse. Hace falta un milagro para retener puntos en casa.

Los de Alcaraz pusieron juego, iniciativa y ocasiones. Tal vez faltó suerte. Con una pizca más, el resultado bien pudo ser distinto. Lo cierto es que el Granada estuvo más cerca del gol que los de Vigo durante prácticamente la totalidad del encuentro. El Celta, por su parte, permaneció agazapado, esperando su ocasión para asestar sus dos zarpazos.

La afición volvió a marcharse desencantada con los suyos por octava vez esta temporada. Cordero afirmaba que no eran necesarios más refuerzos; Lucas demuestra lo contrario. Cambios escasos y tardíos, como si el perfilado once estándar fuera la única posibilidad de victoria, dejando al margen al resto de la plantilla. Resulta contradictorio.

Pina se sacó de ‘La Manga’ una concentración que sólo resultó ante el Valladolid. No es cuestión de trucos de magia, simplemente de compromiso. De otra manera entre los horarios intempestivos de Primera División y que los nuestros como locales dan más irritaciones que alegrías, no sería extraño que la próxima temporada costase llegar a 10.000 socios.

Hay que tenerlos pero que muy bien puestos este año para ir a Los Cármenes, ya que hacerlo comienza a ser un ‘acto de fe’. De doce partidos en casa, solo tres victorias y un empate. Triste y preocupante balance fundamentalmente para la afición, principal sufridora.

Esta vez pudo ser cuestión de mala fortuna, tal vez, pero cuando no es por una cosa es por otra. O cambia la historia en casa o puede estar avecinándose una dolorosa caída libre. El Granada está a tiro de cinco-seis victorias de la permanencia. ¿Nos acabaremos complicando la vida más de lo necesario?

Deja una respuesta