TRIBUNA ALTA: “LA CARA Y LA CRUZ DE LA MONEDA”, POR PABLO DOMÍNGUEZ

Granada Club de Fútbol.
Sección de análisis y opinión del Granada C.F. en Granada Deporte por Pablo Domínguez, (@PabloDgzRg).

NUESTRO COLUMNISTA, PABLO DOMÍNGUEZ, ANALIZA LA COMPLEJA CIRCUNSTANCIA QUE ATRAVIESA EL GRANADA EN LO QUE AL NÚMERO DE ABONADOS SE REFIERE.

En todo dilema existe una única realidad y, a su vez, dos visiones de la misma. Esto es exactamente lo que ocurre en la campaña de abonos del Granada. Resulta curioso que a través de Ideal se filtre que la dirección del club piense que el proyecto podría haber tocado techo en la ciudad, cuando los principales ingresos provienen de los derechos televisivos, traspasos de jugadores, empresas patrocinadoras, venta de entradas, camisetas y productos oficiales. De hecho, a lo largo de la temporada es probable que sólo en venta de entradas los ingresos superen con creces un estadio repleto de abonados. Demasiados pilares estables y algunos en crecimiento como para que la entidad se tambalee según parece insinuarse. Esto se contradice con el apartado deportivo ya que se ha perfilado un bloque ambicioso comandado por un fantástico entrenador, lo que atisba un proyecto a largo plazo.

Sí, es muy triste que la afición no haya respondido a la importante rebaja de precios en los abonos. Sin embargo hay varios factores que han influido mucho en no alcanzar el objetivo de 18.000 socios. Para empezar, la precaria situación económica general sigue siendo prácticamente la misma que en estos últimos años. Las familias a la hora de escoger entre un tipo de artículos u otros acaban por decantarse antes por los de primera necesidad que por los de lujo porque al fin y al cabo eso es el fútbol, un lujo. La alternativa es clara: la televisión, los bares y fundamentalmente Internet. La visualización gratuita de partidos a través de la red está a la orden del día y es prácticamente imposible que jamás llegue a controlarse dado que son los propios usuarios los que comparten la señal.

¿Cómo podría combatir esto el club? Analicemos cada uno de los pasos dados a lo largo del verano: el hecho de bajar el precio de los abonos es importante pero ha demostrado ser insuficiente. Tal vez una buena idea podría haber sido incentivar al aficionado haciendo un obsequio por cada venta. Por otra parte, el enfoque de la campaña de abonados tal vez podría haber sido distinto.

De alguna manera, la gestión en lo que a socios respecta se ha encaminado sistemáticamente al concepto del “todo vale” para vender. Esto para otro tipo de empresa posiblemente pueda funcionar, en cambio para un club como este quizá obtuviera mejor resultado partir desde el corazón, desde el sentimiento que la entidad genera en los aficionados. Pudiera ser que tratar de despertar emociones ligadas al propio fútbol, historia e idiosincrasia del equipo logre volver a conectar por completo al Granada con el granadinismo. De hecho, el lema es justamente el apropiado: “luchar para ganar”.

En conclusión: se entiende la decepción por no alcanzar el objetivo lanzado por Pina, pues es compartida por la afición. Sin embargo, de ahí a insinuar que “se ha tocado techo”, va un mundo cuando los brotes verdes de la entidad son cuantiosos. Hace años nadie soñaba con que el Granada estuviera como está y donde está. El potencial de la gestión de esta directiva es como para acabar pisando UEFA Europa League antes o después. Sería una lástima que no demostraran hasta dónde son capaces de llevarnos, hay talento de sobra en la presidencia.

Deja una respuesta