TRIBUNA ALTA: “FINAL DE FINALES”, POR PABLO DOMÍNGUEZ

NUESTRO COLUMNISTA PABLO DOMÍNGUEZ, EN UN INTENTO DE ANIMAR A TODA LA AFICIÓN Y AL PROPIO VESTUARIO, NOS TRAE OTRA COLUMNA LLENA DE OPTIMISMO Y ÁNIMOS PARA QUE NUESTRO EQUIPO ALCANCE SU CUARTA TEMPORADA EN LA ÉLITE. AFICIÓN, CLUB Y EQUIPO SE UNEN PARA TRATAR DE LOGRARLO.

Coyuntura complicada la que se le presenta el próximo domingo al Granada, en el que si bien podría significar el último choque de Primera División, club y fundamentalmente afición están poniendo bastante de su parte para evitar que así sea.

Una nefasta temporada como local ha dado lugar a jugarse el todo por el todo a la última carta. Lo único positivo, es la realidad que marca la clasificación. El conjunto nazarí depende de sí mismo para la consecución de la permanencia una temporada más en la que por méritos propios es mejor liga del mundo. Esa liga en la que militan el vigente campeón de la UEFA, y el vigente campeón y subcampeón de Europa.

La permanencia en la élite permitiría ir nuevamente a los estadios de los campeones de todo. Esto de por sí ha de ser una motivación. Estar entre estos precisamente esta temporada, una de las más competidas de los últimos años, sería un logro más que sumar al palmarés de club y jugadores.

Ahora es el momento de olvidar absolutamente todo lo que ha  acontecido hasta la fecha. De nada sirve achacar lo no sumado. El vestuario necesita un golpe de moral positivo antes de viajar a Valladolid. La afición se ha movilizado para darle el último empujón al vestuario, para que éste a su vez perpetúe los sueños de la ciudad un año más.

El corazón nazarí late más fuerte que el resto de la temporada, porque pese a todo, la afición está enamorada de este equipo, de su fútbol, de su carácter, de su raza y su coraje. Esto y no otra cosa es el Granada, un club humilde que pelea entre los mejores por mantenerse entre los mejores. Justo así lo interpreta su afición y por eso está echando el resto dentro de sus posibilidades para apoyar, una vez más, al escudo de su vida, corazón y alma en Pucela.

El encuentro se prevé de nervios, tensión y de alto voltaje en algunas fases. La clave del partido será templar los ánimos para mantener la puerta a cero. Es el Valladolid y no el Granada el obligado de todas todas a llevar el peso del partido. Las cuentas están claras. No encajar daría un 90% de posibilidades la permanencia a los de Alcaraz. Esa ha de ser la prioridad absoluta.

El Granada ya ha ganado este tipo de partidos antes ante rivales netamente superiores, sin ir más lejos hace algunas fechas cuando se doblegó al Barça en Los Cármenes. Se vió un equipo solidario consigo mismo en labores defensivas, esperando agazapado para dar el zarpazo de categoría. Desde un punto de vista práctico, es justo el tipo de partido que han de hacer los nuestros.

Mantener la portería a cero conforme avanzan los minutos generará más nervios y dudas en un Valladolid que está obligado a ir arriba y que, en consecuencia, dejará muchos espacios atrás que los nuestros ya han sabido aprovechar en ocasiones anteriores. Los jugadores han de ser conscientes de que la presión está en tejado rival. Jugar con la cabeza fría, es sinónimo de permanencia.

Por otra parte, la camiseta negra nos ha traído suerte hasta la fecha en las citas importantes. Es el momento de que vuelvan los hombres de negro. Por alguna razón, las gestas más importantes de la historia reciente se han logrado con esta camiseta, talismán de finales. No debe faltar a su cita con la historia.

Los llamados ‘filipinos’ siempre han creído que todo era posible, hasta regresar a la élite cuando pasamos por campos de Tercera División. El caso es que de alguna manera, ese sueño siempre ha acabado cobrando vida y llevándonos a la gloria durante tres temporadas consecutivas. Si logramos lo más difícil, ¿por qué no íbamos a ganar esta final?

Como bien reza uno de los cánticos del Granada: “En Tercera yo te empecé a seguir, poco a poco me enamoré de ti. Cuando juegues siempre estaré a tu lado, por eso no me falles, ¡yo nunca te he fallado!”. El equipo no estará sólo en Valladolid, gracias a los autocares patrocinados por el club y sus empresas colaboradoras.

Que nadie baje los brazos, este equipo es capaz de todo. Hay que luchar para ganar, ¡VAMOS GRANADA!

Deja una respuesta