PRIMERA SESIÓN DEL 2016 PARA EL GCF DE SANDOVAL.

Andrés Fernández, Babin, Biraghi y Rochina, bajas en primera sesión del año.

El Granada empezó este viernes a preparar el partido del domingo contra el Sevilla con su primer entrenamiento del nuevo año, al que faltaron cuatro jugadores por estar ‘tocados’: el portero Andrés Fernández, el lateral italiano Cristiano Biraghi, el central francés Jean Silvayn Babin y el atacante Rubén Rochina.

Ante la proximidad de la siguiente jornada, y tras perder el miércoles en Las Palmas (4-1), la plantilla del Granada no ha descansado en la festividad de Año Nuevo y se ha ejercitado esta tarde durante más de una hora y media en su Ciudad Deportiva.

No han trabajado con el grupo el meta Andrés Fernández ni los jugadores de campo Rochina, el italiano Biraghi y el galo Babin, ya que arrastran problemas físicos tras el último encuentro jugado en el estadio de Gran Canaria, según informó a los medios el club.

Por ello, la sesión de este sábado, la última previa al choque ante los sevillistas, servirá para conocer si estos jugadores están disponibles o no para su técnico, José Ramón Sandoval, si bien el lateral Biraghi es baja segura para dicho partido al estar sancionado por haber sido expulsado ante la UD Las Palmas.

Sandoval ha completado la sesión con hasta cuatro jugadores del Granada B y ha sorprendido que durante el partidillo en dimensiones reducidas que ha planteado haya utilizado a Salva Ruiz, sustituto natural de Biraghi, como extremo en lugar de como lateral.

Sigue entrenando al margen del primer equipo, y en un horario diferente, el delantero congoleño Thievy Bifouma, apartado de los entrenamientos con el grupo desde hace varias semanas y que el club confía en que abandone la entidad en el mercado invernal.

COMPETICIÓN ELIMINA LA TARJETA A ROBER IBÁÑEZ.

El Comité de Competición ha retirado la tarjeta amarilla con la que fue sancionado el jugador rojiblanco Rober Ibáñez en el encuentro que el Granada CF disputó este miércoles 30 de diciembre ante la UD Las Palmas (4-1).

El colegiado aragonés Jaime Latre amonestó al jugador valenciano por derribar a Wakaso dentro de su propia área en una jugada que fue castigada con un penalti que terminó costándole el tercer gol en contra a la escuadra rojiblanca.

Demostrando así que la jugada fue un gravísimo error del colegiado aragonés, que terminó por romper el partido. Aunque no se actúa de oficio, la Federación debería tener en cuenta la actuación del trencilla, que cometió errores considerables en sus decisiones que afectaron al transcurso normal del partido, como fue, no señalar el claro penalti sobre Adalberto Peñaranda, que pudo suponer el empate de los granadinos en el Estadio Gran Canaria.

 

Deja una respuesta