PORTA: «SABÍAMOS QUE TENÍAMOS QUE SUFRIR»

EL QUE FUESE PICHICHI DE LA LIGA CON LA CAMISETA DEL GRANADA CF EN LA TEMPORADA 71-72 CONCEDIÓ ESTA SEMANA UNA ENTREVISTA AL CLUB ROJIBLANCO DONDE EXPLICA EL CONCEPTO DE ‘MATAGIGANTES’ QUE RECIBIÓ EL EQUIPO POR AQUELLA ÉPOCA.

Enrique Porta (Villanueva de Gállego, 17/12/1944) sonríe al ver el ‘8’ en la camiseta que le obsequiamos durante esta entrevista. Fue el dorsal que lució cuando logró el Pichichi en la temporada 1971-72. Fue en el mejor Granada CF de todos los tiempos. El que alcanzó la sexta plaza y logró batir a Real Madrid, Barcelona y Atlético. El killer del ‘Matagigantes’.

¿Qué caracterizó al vestuario del Granada CF ‘Matagigantes’?

Hay jugadores mucho más técnicos ahora. Pero el ambiente de amistad que había entonces era una cosa extraordinaria. Estábamos unidos tanto dentro como fuera. Salíamos del campo y nos íbamos por grupos a tomar vermús. Todos los días como amigos. Comer y a casa. Así todos los días del año. Convivíamos fuera y dentro del campo.

¿Cuáles eran las señas de identidad como equipo dentro del terreno de juego?

Cada uno hacía su trabajo. El año que me quedé Pichichi empecé en el banquillo. Fue nacer mi hijo y ser titular. El ambiente que había era que sabíamos que teníamos que sufrir. Nos basábamos en la delantera porque atacábamos más, pero pendientes del centro del campo, que trabajaba para todo el equipo. Con menos gente en el centro teníamos más posibilidades los delanteros.

¿Pero aquel equipo tenía una línea defensiva temida?

En aquel año, el mejor de la historia del Granada CF, empezamos saliendo gente que éramos desconocidos por completo. Aquel equipo quedó sexto clasificado. Salió Jaén internacional A, salió Barrios, De la Cruz y Lasa (sub 23) y salí yo máximo goleador. Para la primera temporada que estábamos juntos creo que es más que interesante.

¿Dónde encontró su facilidad para marcar goles?

Yo cuando he sido titular he sido máximo goleador en todos los equipos en los que he estado. En el Recreativo, con la liga empezada y jugando de interior; en el Zaragoza juvenil; en el Huesca en las tres divisiones… No es casualidad. No he sido un jugador de gran calidad y tan espectacular como otros. Mi habilidad era saber dónde iba a parar el balón y estar en el momento justo.

Pura intuición…

Sí… Recuerdo que de pequeño jugábamos en las calles. Yo miraba el balón cuando iba por el aire. Calculaba. Todos iban a donde caía la pelota y yo me iba a la otra esquina sabiendo que iba a rebotar en el bordillo y me llegaría ahí. Intuía donde iba a ir.

¿Crees que ahora cuenta menos la intuición?

Prácticamente ahora es una ajedrez. Mueves las fichas y cambias jugadores según lo que cambie el otro también. Los defensas antes marcaban a los extremos. Ahora los extremos se preocupan más de que los laterales no suban. Se ha perdido el ataque. Se trabaja mucho la pizarra. Salíamos a jugar.

Ha conocido la Ciudad Deportiva del Granada CF. Ha pasado mucho tiempo y es normal que las cosas sean distintas.

Como decían en mi época: “El que no juega en un campo bueno es que no sabe jugar al fútbol”. Pues aquí, lo mismo. Sólo entrenar ya debe dar gusto. Nosotros entrenábamos en el campo y para no estropearlo teníamos que ir a un pueblo de al lado, a la explanada que había a la entrada del viejo Los Cármenes… No teníamos las facilidades de ahora.

Tiene tres minutos en el vestuario para lanzarle un mensaje a la actual plantilla.

Le diría que crean en sí mismo porque cualquiera puede ganar a cualquiera. El Barcelona eliminó al PSG y al domingo siguiente perdió con el Deportivo y bien. ¿Por qué no puede hacer eso el Granada CF también? Si creen en sus posibilidades. Deben estar convencidos. Si salen derrotados no hacemos nada.

FUENTE: Granada CF.

 

Deja una respuesta