NAVALCARNERO PRÓXIMO RIVAL EN LA COPA DE LOS ROJIBLANCOS.

El Navalcarnero se medirá al Granada en los octavos de final de la Copa del Rey después de dejar por el camino a otro conjunto de la máxima categoría del fútbol español como el Eibar.

El equipo de Diego Martínez conoce desde este mediodía su rival en la próxima ronda de la Copa del Rey, y la verdad, a priori la suerte ha sonreido a los rojiblancos ya que se medirán a un conjunto de inferior categoría el Navalcarnero.

El encuentro, por supuesto, se disputará en el Municipal Mariano González, al ser este el feudo del equipo de menor categoría.

Los Luis Ayllón ya se deshicieron en las anteriores rondas de Las Palmas y el Eibar y, como ya ocurriese en estas citas, podrá contar con el aliento de sus aficionados -si la pandemia lo permite- para seguir haciendo historia.

Intentará evitarlo un Granada que ya alcanzó las semifinales en la pasada edición y que, como el entrenador Diego Martínez ha confirmadon en varias ocasiones, le gusta la Copa del Rey y, por tanto, peleará por alzar el trofeo.

En principio, los favoritos para la eliminatoria son los nazaríes, al ser los pertenecientes a un categoría superior, pero a partido único todo es posible y, como muestra, las eliminaciones de los grancanarios y los ‘armeros’.

Será un encuentro inédito, ya que no existen precedentes entre ambos conjuntos en partido oficial. El primero se disputará durante la próxima semana y tendrá como escenario el Municipal Mariano González.

REACCIÓN EN NAVALCARNERO

“Todo el mundo quería al Barcelona pero es verdad que el Granada es un histórico del fútbol español, un equipo que está jugando Liga Europa. Se recibe bien. Esperemos dar la campanada otra vez y seguir haciendo historia”, indicó a el capitán Manu Jaimez.

“Creo que habrá pocas diferencias con el Eibar. Los dos son equipos que compiten muy bien. El Granada está muy bien preparado, sabe bien a lo que juega. Va a ser un partido muy disputado, el Mariano González es al final un estadio donde se igualan mucho las fuerzas. Seguro que vamos a ver un partido muy bonito”, añadió

Jaimez fue uno de los héroes en la anterior eliminatoria y demostró carácter al ejecutar un penalti decisivo sin apenas ‘carrerilla’: “Aduriz lo tiró parecido hace unos años. Fue algo diferente, por lo menos para que el portero no estuviese atento a mi carrerilla para adivinarme el lado, y salió bien. Si llega a salir mal creo que me hubiesen echado del pueblo, del club y me hubiesen tirado a un pozo”.

“Al día siguiente y a los dos días me llamaron amigos y familiares que decían que lo habían visto repetido y estaba loco. Son cosas que no se piensan demasiado y se hacen. Cuando no se piensan demasiado, a veces salen bien y otras mal. Por suerte esta vez salió bien y pudimos pasar la eliminatoria”, explicó.

El zaguero se siente orgulloso de que el suyo sea, junto al Alcoyano, el único equipo de Segunda B que ha llegado tan lejos este curso: “Me enorgullece decir que dos equipos de Segunda B están en octavos porque creo que hay mucha gente que menosprecia este fútbol de césped artificial y de barro, de trabajar por las mañanas e incluso después de entrenar”.

Por su parte, el entrenador, Luis Ayllón, señaló: “Para nosotros el mero hecho de jugar los octavos de final de la Copa del Rey es un premio, un partido que vamos a disfrutar. Cualquier rival hubiese supuesto para nosotros un privilegio”.

“El Granada es muy buen equipo, anda muy bien en liga, está jugando en Europa, el año pasado fue semifinalista en este torneo. Es un equipo que en las últimas temporadas lo está haciendo muy bien”, agregó.

El presidente, Juan Alarcón, opinó: “El Granada es un equipo que compite muy bien, que lo está haciendo muy bien, que lleva unos años maravillosos con una plantilla amplia y competitiva. Puede ser un poquito más de nivel ahora mismo el Granada que el Eibar”.

“Después de eliminar a Badajoz, Las Palmas y Eibar el factor sorpresa está un poco fuera de sitio. Los técnicos de Primera tienen plantillas amplias, tienen que dar minutos a muchos jugadores. Seguramente reserven algún titular pero siempre meten gente de la primera plantilla, con lo cual va a ser muy difícil”, añadió.

Suceda lo que suceda, no oculta su satisfacción al saber que son muchos los que han remado junto a los suyos pese al temporal: “La verdad es que llevamos unos días de verdadera locura y de orgullo al mismo tiempo porque la gente ha respondido de maravilla. La afición, el cuerpo técnico, los jugadores, la cantera… hemos conseguido ser el único equipo madrileño que jugó en su campo”.

“Aquí normalmente somos siempre una familia, un club muy humilde y muy modesto. Somos todos muy cercanos, la gente muy allegada. Ese sentimiento de hermandad siempre lo tenemos aunque quizás ha salido más reforzado por el tema de la nieve. A lo mejor también se reflejó en el partido de Eibar. Y ojalá siga siendo así en lo sucesivo”, subrayó.