MESTALLA SENTENCIA AL GRANADA EN LA COPA, 4-0.

EL GRANADA CF DICE PRÁCTICAMENTE ADIÓS A SUS OPCIONES EN LA COPA DEL REY TRAS PERDER DE MANERA CONTUNDENTE EN MESTALLA. UN HAT TRICK DE NEGREDO, DOS DE ELLOS DESDE EL PUNTO DE PENALTI, Y OTRO DE RODRIGO, DURO CASTIGO PARA LOS DE SANDOVAL, QUE COMETIERON OTRA VEZ ERRORES DEFENSIVOS Y SUFRIERON UN RIGUROSO CASTIGO ARBITRAL.

[pullquote]

Ficha técnica:

4 – Valencia: Ryan, Barragán, Santos, Vezo, Orban, Javi Fuego, Parejo (Piatti, m.46), Enzo Pérez (Zahibo, m.64), Rodrigo Moreno (De Paul, m.76), Negredo y Santi Mina.

0 – Granada: Kelava, Miguel Lopes, Babin, Mainz, Doria, Biraghi (Edgar, m.64), Agbo Uche, Khrin, Rochina (Javi Márquez, m.72), Success (El Arabi, m.61) y Peñaranda.

Goles: 1-0, m.7: Negredo. 2-0, m.34: Rodrigo Moreno. 3-0, m.63: Negredo, de penalti. 4-0, m.83: Negredo, de penalti.

Árbitro: Gil Manzano (colegio extremeño). Amonestó por el Valencia a Enzo Pérez y Orban y por el Granada a Biraghi, Doria, Edgar y Javi Márquez.

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en Mestalla ante 15.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en los prolegómenos del partido de Copa del Rey en memoria del ex jugador de ambos equipos Fernando Barrachina, fallecido esta semana en Valencia tras una larga enfermedad.

[/pullquote]

Que la Copa del Rey no es competición para el Granada CF es algo que parece tener claro gran parte de la afición rojiblanca, pero como dice el sabio refranero español ” a nadie le amarga un dulce“, aunque en esta ocasión tanto la expedición rojiblanca como su afición vuelve de Mestalla, con el amargor de una derrota abultada y dura, para un equipo y una idea que se celebró con ilusión el pasado domingo y que tres días después no tiene que ponerse en duda por el resultado.

La idea de los tres centrales, con sus carrileros y su doble pareja de mediocentros, con un mediapunta y dos delanteros, no se puede decir que naufragara de manera considerable en el encuentro de ida de la competición del KO, aunque hubo desajuste que habrá sin duda que seguir trabajando.

Cierto es que los componentes del once no fueron los mismos, y hubo cambios, como Kelava en portería, que a pesar de los goles hizo un buen partido e incluso evito un descalabro mayor. Los laterales también eran nuevos, portugués e italiano suplieron a francés y tinerfeño, vamos, Lopes, muy desacertado todo el partido, y Biraghi, suplieron a Foulquier y Edgar Méndez. El gran mariscal, Lombán dejo su sitio al imponente Babin, el resto Mainz y Dória repetian del domingo. Junto a ellos Rene Krhin en el centro del campo tuvo como acompañante a Uche Agbo, y el resto el tridente arriba con Rochina, Peñaranda y Success.

Pero el día de Reyes no iba a ser bueno para los de Sandoval, de salida, detallazo de la zaga, que permitió a un astuto Negredo adelantar a los suyos, y es que Diego Mainz en esta ocasión no estuvo afortunado, mas pendiente del delantero que de la jugada, se equivocó y terminó en el suelo para alegría de la afición local, 1-0 m.7.

El gol, dio paso a unos minutos donde el Granada se hizo acreedor a un gol que no llegó pero que estuvo cerca. Rochina volvió a destilar con balones largos y a la espalda de la defensa che que pudo dar algún susto a los de Neville. El más grande en una acción del joven venezolano, cuya estrella en liga, no le acompañó en un remate cruzado ante Ryan, que se marchó por poco pegado al palo derecho, tras robar el cuero a Vezo.

Pero en una acción aislada de ataque, la calidad de los locales, permitió Rodrigo consiguiera hacer el segundo tanto para los suyos, una preciosa acción de Enzo Pérez fue a los pies de Santi Mina, quien se la regaló a Rodrigo para hacer el segundo, 2-0 m.34.

Poco más ocurrió hasta el descanso donde un Valencia letal puso mala cara a unos rojiblancos que habían peleado y competido muy bien en la primera parte pero a los que el resultado no les hacía justicia.

En la segunda mitad Piatti sustituyó a Parejo. Con la salida del extremo argentino, Gary Neville colocó a Rodrigo junto a Negredo en punta de ataque y metió al ‘11’ por la izquierda y Santi Mina a la derecha, una pequeña reestructuración ofensiva, con la única intención de dejar sentenciada la eliminatoria.

Una ocasión para cada equipo en el arranque, Rodrigo por los valencianistas, que Kelava evitó con el pie, y otra mucho más clara para Babin de cabeza en un centro de Rochina que el francés remató dentro del área con fuerza pero se encontró los guantes del australiano Ryan, evitando el tanto de los Sandoval.

Pero esta temporada, no tiene suerte con los arbitrajes el Granada CF. El Valencia en cada acción que llegaba al área daba sensación de peligro, pero el gol no llegaba. Santi Mina, ante dos defensores rojiblancos y dentro del área, metió el balón entre ambos, pero no había hueco para él, quiso entrar pero encontró la oposición de Uche, y aunque el jugador ya llegó casi cayéndose, el colegiado señaló una más que dudosa pena máxima, Negredo no falló y engaño a Kelava, 3-0 m.63.

Once inicial del GCF hoy en Mestalla.

La afición local celebraba un tanto que parecía la sentencia de la eliminatoria sin que los suyos mostraran tal superioridad en el césped. El Granada acusó el tercer gol, y su presencia se difuminó al tiempo que crecieron las ocasiones locales, a las que Kelava respondió con firmeza ante los intentos de Rodrigo y Santi Mina, en una de ellas con la cara evitó el gol, lo que le llevó a ser atendido por los servicios médicos.

En pleno acoso local, el colegiado volvió a señalar el punto de penalti en una de esas acciones que lo normal es que pasen inadvertidas, pero es fácil pitar a un grande ante un pequeño, Negredo cae en el área con Dória, no ocurre nada especial, pero Gil Manzano vio penal. Otra vez Negredo, aunque sin engañar al meta granadino, hacia el 4-0, m.83 y completó un hat trick personal que no conseguía desde que estaba en la Premier inglesa.

No hubo más daño local, ni más opciones visitantes que pudieran cambiar el resultado que deja casi con los dos pies en cuartos de La Copa, y a un Granada que debe reponerse antes de la difícil visita al Camp Nou. La vuelta tendrá poca emoción, salvo milagro de los de Sandoval.

 

 

 

Deja una respuesta