MELILLA BALONCESTO DEJÓ HELADO EL PALACIO, 76-85.

LOS DE PABLO PIN, CASI TODO EL PARTIDO POR DETRÁS EN EL MARCADOR, LUCHARON POR GANAR EL PARTIDO PERO EL ACIERTO EN MOMENTOS CLAVES POR PARTE DE LOS VISITANTES DECANTARON EL PARTIDO A SU FAVOR. LA DERROTA CORTA UNA RACHA DE TRES VICTORIAS CONSECUTIVAS.

Buen partido de los hombres de Alejandro Alcoba que lograron asaltar el Palacio de los Deportes de Granada y llevarse la victoria ante Covirán Granada por 76-85. Los azulinos dejaron un buen sabor de boca en una cancha complicada, tras las dos últimas derrotas.

A pesar del frio reinante en la capital nazarí, se dieron cita en el Palacio de los Deportes 2003 aficionados que vieron como los melillenses salían ‘on fire’ al encuentro. De la mano de Urtasun en la anotación y de un gran trabajo defensivo, el cuadro visitante marcaba las primeras diferencias (5-12) que obligaban al técnico granadino, Pablo Pin, a parar el encuentro con algo más de tres minutos consumidos de partido. Melilla Baloncesto intentaba jugar a un ritmo rápido, y de momento le daba resultado. La entrada en escena de las segunda unidades provocó problemas en la fluidez ofensivo, lo que llevó a que los de la Ciudad Autónoma se fueran solo con cuatro puntos de ventaja (17-21) al final del primer cuarto.

En el inicio del segundo cuarto Melilla Baloncesto seguía si cogerle el ritmo el encuentro y veía como Covirán Granada se ponía por delante tras dos tiros libres anotados por Rubio (26-25). Ya con Franch y Urtasun en cancha, llegaría la reacción azulina. Primero dos acciones consecutivas de Agada con canasta y tiro adicional y dos posteriores lanzamientos triples convertidos de manera consecutiva, lanzaban de nuevo a los hombres de Alejandro Alcoba (28-36) a menos de tres minutos para el descanso. Diferencia que se ampliaría hasta los doce puntos al descanso, gracias al acierto desde el tiro libre y a un triple sobre la bocina del final de Zyle, que dejaban un esperanzador 33-45 en electrónico de cara a la segunda mitad.

El partido se reanudaba con Gilling anotando y aplacando los intentos de acercarse en el marcador por parte nazarí con Josep Pérez a la cabeza, muy acertado desde la línea de tres puntos (43-56). Melilla Baloncesto no se ponía nervioso a pesar de las acometidas granadinas, con Pérez y Rubio como máximos exponentes, no eran suficientes para que los melillenses se fueran con una renta de diez puntos (57-67) al último periodo.

Con los de la Ciudad Autónoma aguantando en los primeros minutos del cuarto cuarto con una buena defensa, los comenzaron a anotar de tres en tres para acercarse en electrónico y dejar el colchón en solo seis puntos, 72-78 a 2:18 para el final del choque, tras un triple de Corts. Apareció entonces el acierto melillense, primero con un lanzamiento ‘made in’ Zyle y luego un triple de casi nueve metros de Josep Franch a 1:19 para el final que el encuentro prácticamente sentenciado (72-83). Los puntos finales de Olmos solo sirvieron para maquillar la victoria por 76-85 de un Melilla Baloncesto que dejó muy buenas sensaciones en el Palacio.

Josep Perez con 18 puntos fue el mejor de los nazaries mientras que
el mejor de los melillenses volvió a ser una jornada más el escolta Txemi Urtasun que acabó con 23 créditos de valoración.

Ficha técnica:

Coviran Granada: Alejandro Bortolussi 4, Manu Rodríguez 6, Alo Marín 0, Carlos de Cobos 3 y Sergio Olmos 14 – quinteto titular – Carlos Corts 6, Josep Pérez 18, Devin Wright 6, Guille Rubio 14, Joan Pardina 0 y David Iriarte 5.

Melilla Baloncesto: Jesse Chuku 2, Txemi Urtasun 14, Dos Anjos 5, Juan Rubio 5 y Josep Franch 13 – quinteto titular – Pol Olivier 0, Javi Marín 0, Darko Balaban 0, Vasilije Vucetic 6, Gediminas Zyle 17, Caleb Agada 15 y Janathan Gilling 8.

Árbitros: Joaquin García, Víctor González y Juan Ramón Hurtado.

Parciales: 17-21, 16-24, 24-22 y 19-18.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de competición en LEB Oro disputado en el Palacio Municipal de Deportes de Granada ante 2003 espectadores.

Deja una respuesta