LA UDEF INVESTIGA A PINA POR EVASIÓN FISCAL Y BLANQUEO DE DINERO.

LA UDEF, SEGÚN ADELANTA EL DIARIO DIGITAL OKDIARIO, INVESTIGA AL EXPRESIDENTE DEL GRANADA CF EN UNA TRAMA DE EVASIÓN FISCAL Y BLANQUEO DE DINERO POR MÁS DE 200 MILLONES.

ENLACE A LA INFORMACIÓN DE OKDIARIO.

La Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional está investigando al ex presidente del Granada, Enrique Pina, por dos presuntos delitos de evasión fiscal y blanqueo de capitales.

Según la investigación de la UDEF, Pina era el responsable de gestionar a nivel deportivo y ejecutivo uno de los tres clubes que pertenecen a la familia de Gino Pozzo: el Granada en España, el Udinese en Italia y el Watford en Inglaterra.

En ninguno de estos tres clubes Gino Pozzo aparece en primera persona como propietario. Ni mucho menos. El empresario italiano utilizaba testaferros o sociedades pantalla como accionistas mayoritarios para sostener la propiedad de los clubes, además de colocar a tres personas distintas como presidentes: Enrique Pina en el Granada, Franco Soldati en el Udinese y Rafaelle de la Riva en el Watford.

Siempre según la denuncia que investiga la UDEF, estos tres clubes forman un triángulo mercantil perfectamente estructurado con el objetivo de evadir impuestos a las respectivas Haciendas de España, Italia y Gran Bretaña.

¿Cómo se cometía la evasión fiscal?

Los ingresos generados por la venta de jugadores del Granada, Udinese y Watford iban a parar a un holding en Luxemburgo (FIFTEEN SA), conexionado a su vez con otros dos holdings radicados en este mismo paraíso fiscal (GESAPAR SA y KALMUNA SA), que son los propietarios reales de los tres clubes de los Pozzo.
La estructura empresarial, diseñada por los abogados de la familia Pozzo, tenía un sencillo modus operandi para cometer la presunta evasión de impuestos y blanqueo de capitales: derivar el 90% de los ingresos por traspasos de jugadores a esta sociedad luxemburguesa, Fifteeen SA, que se convierte en la propietaria de los derechos económicos de los jugadores.

En el caso del Granada, cada vez que el club de Quique Pina traspasaba un jugador, contabilizaba el 100% del ingreso por el traspaso, pero a través de un contrato previo con la sociedad luxemburguesa Fifteen SA, soportaba ese mismo día una factura del 90% del importe por parte de la citada empresa, de tal forma que el Granada sólo percibía y tributaba por el 10% de la operación, lo que sería no sólo un fraude fiscal sino un expolio a las arcas del club granadino.

El caso Brahimi

En la denuncia que está siendo investigada por la UDEF se cita expresamente el traspaso de Brahimi al Oporto, que se cierra en 6,5 millones de euros. El Granada debería haber recibido la totalidad de esos 6,5 millones pero, a través de la estructura empresarial desarrollada por los Pozzo, el club granadino sólo percibió y tributó por el 10% de esa cantidad (650.000 euros), ya que el 90% de los derechos ecónomicos de Brahimi (y del resto de jugadores del Granada) son propiedad de la empresa luxemburguesa Fifteen SA.

Más de 200 millones presuntamente defraudados

Según consta en la denuncia que investiga la UDEF, “este sistema es utilizado en la práctica la totalidad de los traspasos de jugadores del Granada, Udinese y Watford. Según la información aportada por la prensa deportiva, la cantidad defraudada en los últimos 5 años supera los 200 millones de euros”.

Las comisiones de Quique Pina

El agente y ejecutivo que lideraba en España las negociaciones del entramado mercantil de la familia Pozzo era, según la UDEF, Enrique Pina. Por sus labores de intermediación, la Policía investiga si Pina percibía presuntamente comisiones en efectivo o a través de diversas sociedades mercantiles administradas por terceros.

Se trataría, siempre según la denuncia, de sociedades instrumentales sin actividad alguna en las que presuntamente Pina cobraba sus comisiones por intermediar en los fichajes y los traspasos. La denuncia cita a QUIQUE SPORT SL y CALAMBUR INTERMECIACIÓN SL, administradas por su hermana, así como ADGB SPORT.

A pesar de que oficialmente Quique Pina no percibía ingreso alguno en España, ni tenía nómina como presidente del Granada, en su patrimonio cuenta con varios vehículos de alta gama, un yate de lujo o un chalet en una lujosa urbanización de Murcia cuya titularidad también figura a nombre de sociedades o testaferros.

Pago a jugadores en efectivo

La denuncia que investiga la UDEF también acusa a Enrique Pina de pagar a jugadores en efectivo, lo que supondría también un presunto delito fiscal. “Por ejemplo, la caja recaudada en el partido Granada-Real Madrid de la temporada 2014-15, concretamente 500.000 euros, fue utilizada para el pago de cantidades adeudadas al jugador Hassan Yebda”, dice textualmente la denuncia que está investigando la Policía.

Deja una respuesta