GRANADA CF 0-2 GETAFE CF. UN PALO, UN PALOO, UN PALOOO!!!!

EL GRANADA CF NO PUDO SUPERAR AL GETAFE DE LUIS GARCÍA, QUE EN EL COMIENZO DE LA SEGUNDA MITAD CERTIFICÓ LA VICTORIA CON GOLES DE MURILLO EN PROPIA PORTERÍA Y DE PEDRO LEÓN. LA EXPULSIÓN DE DIAKHATÉ EN EL M.31 MARCÓ EL DESARROLLO DEL ENCUENTRO. LA GRADA CANTÓ CONTRA EL ENTRENADOR ROJIBLANCO.

Con  ilusión esperaba el estadio de Los Cármenes el choque matinal de hoy ante el Getafe CF, los mensajes enviados desde la plantilla y el cuerpo técnico durante la semana eran optimistas. Tras dos semanas de parón, parecían haber activado las ganas de fútbol del equipo, la espinita de la goleada en El Madrigal, escocía y la solución era ganar al Getafe.

La vuelta de los internacionales en perfectas condiciones, Piti recuperado, y solo la ausencia de Dani Benítez, hacían presagiar que el espectro de jugadores sobre los que podía hacer uso Alcaraz era tan grande, que los once que saltaran al renovado césped del coliseo rojiblanco, iban por lo menos a conseguir agradar a la afición.

El Granada CF resbaló ante el Getafe.

Pero….nada fue como se pensaba en un principio, Alcaraz dispuso un once con poca sorpresas, más bien ninguna, ni siquiera Piti, salto de inicio, aunque como se demostraría posteriormente estaba en optimas condiciones. De el desastre de Villareal, se cayó Yebda y entró Recio, el resto, los de siempre.

Y cuando los actores no cambian, el planteamiento tampoco, y la idea inicial está más cercana a nadar y guardar la ropa, sea en casa o fuera, que a buscar con tesón la orilla contraria, suelen pasar cosas que al final te hagan ser arrastrado por la corriente. Y hoy ha ocurrido lo que ya viene siendo costumbre, el Granada CF entró en el caudal de una nueva jornada de liga, y este terminó arrastrándolo a una nueva derrota.

Durante el primer tiempo, pasaron muchas cosas y pocas muy buenas, para empezar a los dos minutos el franco-argelino, Yacine Brahimi, falló incomprensiblemente la mejor ocasión del Granada en todo el partido. Corner botado por Buonanotte, Diakhaté peina en el primer palo, y completamente solo en el segundo palo el centrocampista rojiblanco mandó el cuero fuera.

Todo hubiera cambiado, pero no fue así. A los ocho minutos, el colegiado Mateu Lahoz, que no midió con igual criterio a los dos equipos, fue muy riguroso con una acción de Diahkaté, que en el salto con un jugador getafense, muestra la primera cartulina amarilla, en prácticamente la primera falta del partido.

Poco después su criterio no fue el mismo, cuando Arroyo en una acción con Roberto, deja suelto el brazo para impactar con el guardameta rojiblanco, aquí el colegiado no quisó saber nada del lance a pesar de la protesta de la grada.

Hasta casi la media hora de partido, el Granada CF controlaba tímidamente el partido, sin llegar arriba, y solo contando con un lejano disparo de Pereira.

El Getafe no había conseguido nada, y en una acción aciaga de la zaga rojiblanca, entre Nyom y Diakhaté, no despejan bien una jugada sin peligro, de la que se aprovecha Borja, que es derribado de forma clara con el brazo por el central senegales, lo que le cuesta la segunda amarilla y una expulsión que se pudo haber evitado.

El Granada CF se quedaba con diez una vez más esta temporada en casa, ya ocurrió también en la derrota ante el RCD Espanyol, y aquí se fue todo al traste. La recomposición del equipo era lógica, y el diminuto Buonanotte dejó su lugar a Diego Mainz. Pequeña reacción fruto del coraje y el ánimo del público, pero evidentemente un mero espejismo.

El Getafe se fue imponiendo en la recta final, y tuvo ocasiones en las botas de Diego Castro con un disparo en el punto de penalti (m.33), y otra en el descuento donde Sarabia, egoísta, no asistió a su compañero Pedro León, que llegaba desde atrás en posición inmejorable para tratar de conseguir el gol.

Pedro León festeja el segundo tanto de los suyos.

Tras el descanso, en esa travesía hasta la otra orilla, otro duro golpe, hundió un poquito más la nave rojiblanca. Con solo un minuto y treinta y dos minutos, Pedro León mete un centro al área desde la derecha, sin peligro ninguno, y Murillo en su intento de despeje, introduce el cuero desafortunadamente en la portería de Roberto, 0-1 m.46.

La corriente ya era intensa, y no había salvación, Brahimi, que no tuvo su día, realizó una buena jugada personal que no supo rematar El Arabi, hace pocas semanas poco más que un delantero insustituible, hoy el de siempre. Recio y Angulo fabricaron otra jugada de cierto peligro que terminó en córner.

Pero la nave terminó haciendo aguas, cuando Pedro León culminó con un disparo magistral desde la frontal una jugada visitante, alojando a la escuadra derecha de la portería de Roberto el cuero para desanimo total de la afición.

Alcaraz, que una vez más se había guardado artillería en el banquillo, dio entrada a Piti, confirmando que su recuperación era total, ya que salto con todo perdido y obligado a un sobre-esfuerzo para buscar el empate, y también a Fran Rico, timonel deseado por la afición pero que a pesar de su recuperación no entra en la filosofía de juego del entrenador.

Los cambios, despertaron el ánimo critico de un sector de la afición, que grito contundentemente contra el míster rojiblanco, ya que ciertamente en casa, el equipo, de los partidos disputados, Real Madrid, Espanyol, Valencia, Bilbao y Getafe, ha conseguido una victoria y cuatro derrotas, solo dos goles a favor y cinco en contra, con una suma de dos puntos de quince posibles, un balance que no es muy optimista.

El partido hasta el final ofreció poco, quizá lo mejor ver a Piti en buenas condiciones, y creando peligro en el marco rival, a Rico como buen mariscal, a Iturra con esa entrega que es bien reconocida por el público, y que le llevó a gozar de una gran ocasión en el descuento que mereció terminar en gol.

Al final, quedan preguntas en el aire, ¿por qué Piti no saltó de inicio?, ¿Realmente sale el equipo en casa a ganar el partido desde el primer minuto?, ¿es necesario un doble pivote de contención en todos los partidos?, y dudas siempre postpartido, pero lo evidente es que el equipo siempre está más preocupado de guardar su portería que de conseguir perforar la contraria. Que el doble pivote, por lo menos en casa, pide la presencia de un hombre que le otorgue algo de criterio al ataque y más posesión de balón. Y sobre todo que el equipo muestre una mejor fluidez en ataque.

Y ojo, la próxima cita es de órdago, el Martínez Valero de Elche, el sábado a las ocho de la tarde después del clásico. Allí nos están esperando, ojala, el equipo como hace algunas temporadas, se presente a la cita.

Deja una respuesta