GRANADA B 2-1 LUCENA CF. DE NUEVO EN PUESTO DE PROMOCIÓN.

Alegría en el filial tras uno de los goles de Cuero. Foto: GCF

UN DOBLETE DEL ‘PICHICHI’ WILSON CUERO DOBLEGÓ AL CONJUNTO CORDOBÉS EN EL NÚÑEZ BLANCA QUE TUVO OPCIONES AL FINAL GRACIAS A UN GOL DE POLEY POR UN ERROR LOCAL.

A pesar de que el Granada B tuvo de nuevo muchos problemas en la recta final del choque para mantener la renta inicial de dos goles, esta vez pudo conseguir la victoria ante un débil Lucena que, si bien redujo distancias en la segunda mitad por mediación de Poley, no tuvo la fuerza necesaria como para ir con garantías en busca del empate en el Núñez Blanca.

[pullquote]FICHA TÉCNICA:

Granada CF. B: Dimitrievski; Carmona, Medina, Uche, Morante; Sulayman, Nico (Luizinho, 74´); Boateng, Cuero, Clifford (Jafar, 82´); y Bravo (Sergio Martín, 62´).
Lucena CF:
Javi López; Araujo, Vega, Domingo, Sergio Albiol; Abou (Sarmiento, 74´), Poley (José Manuel, 77´); Torres, Jony Lomas, Pepe Díaz; y Pablo Navas (Toni Conejo, 58´).
GOLES:
1-0 (43´) Cuero, 2-0 (55´) Cuero, 2-1 (61´) Poley.
ÁRBITRO:
Fernández Fernández, colegio extremeño. Tarjetas amarillas a Sulayman, Carmona, Boateng; y Vega.
CAMPO:
Complejo Deportivo Núñez Blanca, 600 ESPECTADORES[/pullquote]

El filial rojiblanco repitió encuentro como local en el estreno de la segunda vuelta del campeonato, sin embargo el escenario se vio modificado debido a que el primer equipo disputaba en la tarde dominical su choque en Los Cármenes ante la Real Sociedad. La nueva ubicación, el destierro del Núñez Blanca, un campo pequeño en el que el cuadro rojiblanco ya se vio obligado a jugar durante varios encuentros del pasado campeonato y también en la Copa Federación durante la presente temporada. Para el Lucena, en cualquier, el choque parecía de todo menos fácil asequible ante un rival con mayores credenciales. Un Lucena que llegaba a Granada con un bagaje muy pobre como visitante con tan solo un punto cosechado en toda la primera vuelta. Por su parte los locales querían romper de manera definitiva el gafe de los minutos finales y poder sacar una necesaria victoria para seguir en la zona alta de la tabla.

El encuentro en genereal fue dominado por los pupilos de Joseba Aguado, que tardaron en ponerse por delante y que una vez más sufrieron hasta el final para sacar los tres puntos, pero que finalmente lo consiguieron, para sellar esta vez sí una victoria ante un contrincante muy débil que dejó claras sus carencias sobre el campo y que permanecerá en los últimos puestos de la tabla ocupando la zona de descenso.

El choque se inicio con clara intención local de llevar la iniciativa y jugar lo más lejos posible de su portería. El Lucena apenas conseguía llegar al área defendida por Dimitrievski, lo que posibilitaba un juego cómodo de los rojiblancos, que a provechaban las dimensiones reducidas del terreno de juego para tratar de inquietar lo máximo posible a la zaga lucentina. Por todo esto el cancerbero visitante Javi López se convertía en el principal baluarte de los suyos para conservar el empate a cero. Y es que los rojiblancos dispusieron de dos claras oportunidades antes de la primera media hora de partido. La primera con un cabezazo muy potente de Bravo que obligó al arquero a estirarse para impedir el tanto y posteriormente con un disparo desde la frontal de Sulayman que se marchó pegado al palo de la portería cordobesa. Las llegadas más peligrosas correspondían a un incisivo Bravo, a pesar de que el chileno abusaba en ocasiones de una excesiva conducción del esférico.

El Lucena trató de reaccionar con alguna ocasión a balón parado y un lanzamiento de Torres estuvo muy cerca de abrir la lata para el cuadro dirigido por Serafín Gil, aunque este se encontró con la buena parada del guardameta macedonio. El Granada B recuperó el dominio perdido durante algunos minutos pero sus jugadas no terminaban de generar auténtico peligro para poder marcar el primer tanto. Y este finalmente llegó en los compases finales del primer acto con un centro de Bravo que remató Cuero a la perfección desde el punto de penalti con un prodigioso testarazo, haciendo el llamado gol psicológico a un Lucena que se marchaba por detrás en el marcador a vestuarios.

La reanudación trajo 10 minutos de igualdad. Justo lo que tardó Cuero en aprovechar un centro raso desde la derecha que no pudo sacar la zaga lucentina ni blocar el arquero, para batir a placer la meta cordobesa y poner el marcador muy favorable para los intereses granadinistas. Sin embargo y en una contra Poley pudo penetrar por el pico del área y de disparo cruzado por bajo consiguió acortar distancias. Los de Joseba Aguado tuvieron el tercer tanto con un potente disparo del recién incorporado Sergio Martín que impactó en el cuerpo de Javi López, que evitó el tanto. El Lucena comenzó a mover algo más el balón y los rojiblancos trataban de salir muy rápido a la contra. Poley lanzó a meta dentro del área en una de las llegadas lucentinas y mandó la bola muy cerca del palo.

El choque estaba abierto y el gol podía llegar de cualquier lado. Cuero tuvo de nuevo un par de llegadas en donde el balón se marchó fuera por muy poco, tratando de conseguir el hat trick el delantero colombiano, ante un Lucena que no descartaba para nada sacar el empate. Tanto era así, que un disparo muy bien colocado por Sarmiento desde lejos, se fue muy pegado al travesaño, metiendo el miedo en el cuerpo y haciendo aparecer de nuevo a los fantasmas del pasado a los rojiblancos. Sin embargo llegó el final del encuentro con el 2-1 final para el filial granadino

Deja una respuesta