UN FLOJO GRANADA ACABA LA PRIMERA VUELTA CON OTRA DERROTA EN CORNELLÀ-EL PRAT.

EL GRANADA CF PIERDE CLARAMENTE EN CORNELLÀ-EL PRAT CON UNA IMAGEN MUY POBRE EL DÍA DEL ESTRENO DE INGASON Y ALLY MALLÉ COMO TITULARES. PEREIRA CON UN GRAN GOL DE FALTA DIRECTA NEUTRALIZÓ EL GOL INICIAL DE REYES, PERO PIATTI ANTES DEL DESCANSO Y EL TAMBIÉN DEBUTANTE, MARC NAVARRO AL COMIENZO DE LA SEGUNDA DEJARON EL PARTIDO SENTENCIADO.

Se terminaron los primeros 19 partidos de competición en LaLiga Santander y el Granada CF ha terminado esa primera vuelta con una imagen muy floja en Cornellà-El Prat donde ha sido claramente superado por un RCD Espanyol que llevaba sin ganar tres jornadas y que sin un gran alarde de juego se ha llevada el partido ante la indolencia de los hombres de Alcaraz que no dan sensación de querer enmendar la situación.

El equipo es penúltimo y acumula después de haberse enfrentado a todos sus rivales solo una victoria, ante el Sevilla en Los Cármenes, siete empates y once derrotas que suman la pobre cifra de 10 puntos que con las estadísticas de temporadas anteriores dejan lejos la esperanza de la salvación, que esta entre los 6-7 puntos, según los resultados con los que terminen la jornada.

Ally Mallé se estreno en Primera División, siendo uno de los mejores del equipo.

Pero si las matemáticas son negativas, lo peor es la imagen que da el equipo, que hay un buen nivel individual es evidente, pero no hay un equipo o no se juega como tal, además da la sensación que psicológicamente el equipo necesita también una ayuda, no se puede evadir de un partido como lo ha hecho hoy a pesar de la dificultad hay que luchar hasta el último minuto, y hoy no fue así.

Se sabía que no iba a ser fácil el partido ante los de Quique Sánchez Flores, y después de una semana ilusionante con la llegada de refuerzos se esperaba a un Granada aguerrido en busca de una victoria que diese la vuelta a toda la situación actual. Alcaraz hizo debutar al defensa islandés Ingason, y también al canterano de Mali, Ally Mallé, que fue la mejor noticia de todo el partido, rapidez y desparpajo a pesar de su juventud el día de su estreno. Además volvió al equipo el esloveno Rene Krhin, para acompañar en la medular a Samper y Andreas Pereira. El resto lo esperado.

Pero los locales no iban a dejarse asustar por el Granada, y salieron con un golpe más de intensidad y si me apuran de hambre, y consiguieron pronto su recompensa. El anfitrión controlaba el balón y el ritmo. José Antonio Reyes culminó el trabajo y puso el primer gol de la mañana en el minuto 11 con un disparo de calidad que entró por la escuadra. Imparable para el mexicano Ochoa, pero evitable ya que llegó en un mal despeje de Tabanou. 

El Granada estaba grogui y los catalanes, muy enchufados. En la siguiente jugada, Jurado pudo ampliar la ventaja con un disparo que se fue alto, en un nuevo error en el despeje del lateral izquierdo francés. La presencia blanquiazul en el área granadina era constante y los de Lucas Alcaraz no podían frenar la circulación local ni marcar la pauta del choque, un equipo sin alma.

El guión parecía claro, aunque una acción de estrategia lo rompió. En el minuto 22, una falta sobre la línea de la frontal del área, cometida sobre Mallé, supuso el empate. Pereira engañó a la barrera y disparó cuando la muralla del Espanyol saltó ante el amago de Boga con el disparo. La pelota entró con facilidad en la meta de Diego López, que se quedo sin capacidad de reacción.

Pese a que el tanto igualó el marcador, el protagonista era el anfitrión. Su intensidad se había rebajado, pero la apuesta de juego de bandas y velocidad seguía siendo efectiva. La defensa del Granada estaba apurada. Y, de hecho, en el 32 llegó el 2-1 gracias a Piatti. En una jugada de inicio dudoso, ya que la defensa protestó un posible fuera de juego, Jurado asistio al interior del área y Piatti, con un rápido control y remate envió el cuero pegado al palo, lejos del alcance de Ochoa.

Lucas Alcaraz intentó revitalizar a su equipo con dos cambios al descanso: entraron Gabriel Silva y Ponce por Boga y Tabanou. Aunque no había fórmula para frenar al Espanyol. Marc Navarro, que debutaba en Primera, puso el 3-1 en el 48 con un excelente latigazo desde el vértice derecho del área,de nuevo ante una aparente pasividad atrás del equipo de la Ciudad de la Alhambra.

Con el partido encarrilado, los de Quique Sánchez Flores aún buscaban ampliar la sentencia. Los blanquiazules mantenían la seguridad atrás y seguían incisivos arriba con Piatti, Reyes, Hernán y Moreno. El Granada, por su parte, apenas examinaba los reflejos de Diego López, que apareció en escasas y asequibles situaciones, la mas destacada un intento de Alberto Bueno que había entrado en sustitución de un tocado Krhin.

El conjunto de Alcaraz era inofensivo y no daba signos de poder revertir la situación. A medida que el reloj iba avanzando, las revoluciones del conjunto local descendían. No había riesgo de perder los tres puntos y el técnico blanquiazul ni siquiera agotó el tercer cambio.

Al final los locales ganan después de tres jornada y el Granada cierra la primera vuelta con pocas expectativas de futuro, y apuesta la salvación a una gran segunda vuelta y a la caída de alguno de los equipos que le preceden en la clasificación.

[su_note radius=»4″]Ficha técnica:

3. RCD Espanyol: Diego López; Marc Navarro, David López, Diego Reyes, Aarón Martín; Jurado, Javi Fuego, Hernán Pérez (Marc Roca, min.75), Reyes (Salva Sevilla, min.80), Piatti; y Gerard Moreno.

1. Granada CF: Ochoa; Foulquier, Lombán, Ingason, Tabanou (Gabriel, min.46); Samper, Krhin(Bueno, min.77), Pereira; Aly Mallé, Boga (Ponce, min.46) y Kravets.

Goles: 1-0, min.11: José Antonio Reyes. 1-1, min.22: Pereira. 2-1, min.32: Piatti. 3-1, min.48: Marc Navarro.

Árbitro: Clos Gómez (comité aragonés). Amonestó a Ingason (min.18), Foulquier (min.49) y Andreas (min.90).

Incidencias: partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Liga disputado en el estadio de Cornellà-El Prat ante 15.184 espectadores.[/su_note]

 

Deja una respuesta