EL HUÉTOR TÁJAR VUELVE A CITARSE CON LA HISTORIA, D:18:30H.

El Huétor Tájar, a prolongar su historia en tierras aragonesas. Los de Germán Crespo quieren hacer valer el gol de Manu Daza conseguido en la ida ante el Tarazona (hoy domingo a las 18.30 horas).

PACO CASTILLO (ZONA DE JUEGO-ONDA LOJA RADIO).- El CD Huétor Tájar busca seguir haciendo historia y continuar escribiendo nuevos capítulos en una temporada que quiere seguir prolongando con una nueva eliminatoria por el ascenso a 2ª B. Los de Germán Crespo afrontan esta tarde (18.30 horas) en tierras aragonesas la vuelta de la primera ronda del play-off que les empareja con el Tarazona.

Tras el 1-0 de la ida, gracias al tanto de Manu Daza en el arranque del choque disputado en el Miguel Moranto, el equipo hueteño quiere hacer valer la renta para colarse en la segunda eliminatoria. Es cierto que la ventaja es mínima, pero también lo es que el hecho de no haber encajado ningún tanto en el primer partido, concede bastantes opciones al cuadro panciverde, que es consciente de la importancia de hacer un gol esta tarde en el municipal de Tarazona. Un tanto obligaría a su rival a tener que marcar tres. Es decir, que cualquier derrota con goles metería al Huétor Tájar en la segunda ronda. Ese es el valor de haber logrado mantener la portería a cero en el primer asalto.

Claro que el equipo de Crespo se equivocaría si sale esta tarde a defender la renta de la ida. El propio entrenador lo ha reconocido. “Está claro que nos equivocamos si salimos a defender la ventaja, así que nuestra intención será buscar un gol, ya que ello nos daría muchas opciones”. De hecho, añade que “quizás en el primer partido nos equivocamos en la segunda parte al echarnos un poco atrás con el gol a favor, pero ahora yo creo que la presión la van a tener ellos, ya que saben el peligro que les supondría encajar un gol y nosotros hemos hecho ocasiones en todos los partidos esta temporada”.

Y es que reconoce el técnico del Huétor Tájar que “no tenemos un equipo para defender los noventa minutos, ya que no somos muy experimentados ni tenemos esa veteranía para defender mejor, pero seguro que habrá momentos a lo largo del partido en los que conseguiremos tener el balón y creo que tendremos opciones de llegar arriba y hacerles daño”. Por eso, Germán Crespo destaca la importancia de que cuando su equipo tenga el balón no se precipite, intente mantenerlo y no peque de excesiva verticalidad como, entiende, ocurrió en el partido de ida.

No hay que olvidar que los hueteños sólo se han quedado sin marcar en cinco partidos a lo largo de la temporada. Los de Crespo únicamente se fueron sin anotar en San Pedro, Atarfe, Loja y El Palo y en casa ante el Antequera. Es decir, que en 33 de los 38 partidos disputados a lo largo de la competición, siempre marcaron al menos un gol. De hecho, casi todos los resultados -salvo uno- obtenidos a lo largo de la temporada les valdrían para superar la eliminatoria, mientras dos de los marcadores en la liga regular, les llevarían a la prórroga.

El técnico del Huétor Tájar se ha referido también a la impresión que le dejó el Tarazona en el partido del Miguel Moranto. “Son un equipo con muchas variantes, con jugadores que tienen experiencia y buen golpeo, con el balón no se ponen nerviosos y tienen gente muy rápida de medio campo hacia adelante. En definitiva, es un equipo que sabe en todo momento lo que necesita el partido y en su campo, con la ayuda de su gente va a ser todavía más fuerte, pero creo que en el primer partido vieron también que nosotros somos un buen equipo”. De hecho, Crespo destaca que su equipo tiene seguramente más jugadores con gol y bastante capacidad para llegar a la portería contraria “tanto en el juego elaborado como a balón parado”, ha señalado.

Desde luego, la eliminatoria se presenta realmente abierta. El resultado del primer partido hace que los dos equipos lleguen con sus ilusiones intactas. Unos por, como mínimo, mantener la ventaja -en el caso del Huétor Tájar- y otros por darle la vuelta a un resultado que, es cierto, es remontable.

Crespo tiene a todos sus jugadores a disposición para el choque. Además, Mario, quien llegó al primer partido falto de ritmo, tras cuatro semanas fuera por sanción, seguro que va a llegar en mejores condiciones para el partido de esta tarde. Algún jugador terminó con alguna sobrecarga el primer partido, pero durante la semana se ha ido superando. En cualquier caso, en un choque de esta importancia, se olvida cualquier molestia, pues nadie se lo quiere perder.

El equipo viajó durante la madrugada del viernes al sábado y a primera hora de la mañana de ayer ya estaba en Tarazona, donde se ha alojado a escasos tres kilómetros del propio escenario del encuentro. Todos han viajado, salvo Moleón, debido a la lesión que viene arrastrando durante toda la temporada. Eso sí, Esteban y Migue Quevedo llegaron por la tarde en coche, debido a motivos laborales y de estudios, respectivamente.

La plantilla, además, tuvo oportunidad de ejercitarse en la tarde de ayer en el municipal de Tarazona, de tal forma que pudo conocer y pisar el terreno de juego en el que esta tarde buscará el pase para la siguiente ronda.
En cuanto al Tarazona, su técnico, David Navarro, estaba pendiente de Molinos, de cara a incluirlo posiblemente en el ‘once’ inicial. En caso contrario podría repetir el mismo equipo que disputó la ida. Así pues, también tiene prácticamente a todo el plantel a disposición, incluidos Oli, Casaló y Pablo, que han venido arrastrando diferentes lesiones.

La distancia, eso sí, y la hora del choque, ha impedido que finalmente se haya conseguido cerrar el autobús que durante la semana se puso a disposición por parte del club hueteño. En cualquier caso, según ha señalado el presidente, Luis Daza, “van a viajar aficionados en coches y los directivos también nos vamos a desplazar, así que confío en que seamos entre 40 y 50 en Tarazona”. Lógicamente, la afición panciverde será claramente minoría, pues en vista de los antecedentes en las anteriores eliminatorias disputadas por el equipo maño, se espera que al menos 2.000 aficionados locales llenen las gradas del municipal de Tarazona.

Sea como fuere, lo que está claro es que nadie puede restar un ápice la ilusión a este Huétor Tájar que está muy cerca de seguir haciendo historia y, como señalábamos al comienzo, de continuar escribiendo páginas gloriosas en una temporada que, pase lo que pase, ya es inolvidable y la mejor en los 74 años del club.

Deja una respuesta