EL COLISTA QUIERE PERO NO PUEDE, 1-2.

LOS ROJIBLANCOS  ROMOS POR COMPLETO EN ATAQUE VUELVEN A PERDER ANTE UN VALENCIA QUE NO FUE SUPERIOR PERO QUE TUVO MAYOR ACIERTO ANTE LA PORTERÍA DE ANDRÉS FERNÁNDEZ. EL EQUIPO DE SANDOVAL ES COLISTA Y ENTRA AHORA EN UNA FASE FUNDAMENTAL DE LA TEMPORADA CON DUELOS DIRECTOS.  

[pullquote]

Ficha técnica:

1 – Granada CF: Andrés Fernández; Miguel Lopes, Lombán, Ricardo Costa, Foulquier; Rubén Pérez (Isaac Cuenca, m.68), Fran Rico, Rochina; Peñaranda (Edgar, m.46), Success, Barral (El Arabi, m.61).

2 – Valencia CF: Diego Alves; Cancelo, Santos, Mustafi, Siqueira (Barragán, m.84); Parejo, André Gomes, Enzo Pérez; Cheryshev (Piatti, m.68), Feghouli (Santi Mina, m.78) y Alcácer.

Árbitro: Vicandi Garrido (Vasco). Mostró cartulina amarilla a los locales Rubén Pérez y Success, y a los visitantes Parejo, Cancelo y Diego Alves.

Goles: 0-1, M.55: Parejo. 0-2, M.90: Santi Mina. 1-2, M.92: Edgar.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima quinta jornada de la Liga BBVA, disputado en el Estadio Nuevo Los Cármenes ante 18.000 espectadores. Antes del comienzo se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento el sábado de Nando Yosu, exentrenador del Granada, entre otros equipos.

[/pullquote]

Y el Granada CF es colista. Así termina la jornada 25ª en Primera División, tras la derrota por 1-2 en la tarde de hoy a manos del Valencia CF de Gary Neville, que no demostró ser mejor que los rojiblancos pero si supo tener mayor acierto de cara a la portería, incluso, las ideas más claras de lo que perseguía en el partido.

Los rojiblancos se tambalean de manera preocupante, no se le adivina ninguna dolencia exterior, pero su interior, su fútbol, su fútbol que por momentos parece bueno, no tiene ni consistencia defensiva ni mucho menos ofensiva. Cada rival pone en jaque a la defensa a las primera de cambio, y cada rival defiende con la tranquilidad de saber que el toque de los rojiblancos nunca llega a nada cuando se acerca a la portería.

La situación es dramática, la ausencia de gol un mal que acompaña al equipo desde su llegada a Primera, y así la verdad no se puede ir muy lejos. Los jóvenes, son eso, futbolistas en proyección que se deben consolidar en el fútbol pero no pueden ser siempre, los cimientos en los que se cimente el juego de ataque del equipo. Peñaranda anda desorientado, la fama le puede haber abrumado, y fue cambiado con lógica al descanso. Success, parece más asentado, pero siempre no puede sorprender ni desbordar a su par en cada jugada. Barral, no termina de enganchar con el equipo, y volvió a ser sustituido por El Arabi, que una vez más demostró que el gol no es su fuerte.

Cierto es que enfrente, en un bueno momento o en un mal momento, había un equipo Champions, con jugadores de mayor calidad y que sin duda lo normal, la historia así lo atesora, es que terminen superando a los rojiblancos. Hizo poco el equipo che, se defendió bien y arriba espero tener ocasiones para ganar, las iba a crear y las creó en la primera parte.

Los de Sandoval saltaron con esa gana inicial que gusta en la grada, con un activo Success, bien apoyado por el portugués Miguel Lopes, hicieron las mejores jugadas de los rojiblancos por la banda izquierda del Valencia que ocupa un viejo conocido como Siqueira, que sufrió mucho ante el nigeriano.

El primer disparo a puerta fue de Fran Rico, pero se marchó fuera, Success buscó la línea de fondo en dos ocasiones, Rochina la intentó desde la frontal, pero sin suerte ninguno. Pero pasado el minuto 20, el equipo, pierde fuelle, el rival se asienta y se disipan las ocasiones.

Y como respuesta llegan las del rival, y clarísimas, en la primera llegada Andrés Fernández evitó el primer gol con una buena mano ante Paco Alcacer, a la media hora de partido. El meta volvió a ser providencial minutos después al sacar un remate de cabeza de André Gomes a bocajarro.

Con el resultado inicial se llego al descanso, un empate a cero, que podía ser justo ya que el mejor juego fue para el Granada CF pero sin mordiente, y las ocasiones claras de gol fueron visitantes.

Se mantuvo la misma tónica en la segunda mitad, que comenzó con Diego Alves haciendo su primera parada de mérito de la tarde ante un lanzamiento directo de falta de Rubén Rochina, que buscaba el fallo del arquero valencianista que aguantó bien en su palo el disparo.

El 0-1 llegó a los diez minutos de la reanudación y a la contra, gracias al enésimo buen desmarque de Paco Alcácer, que dejó a una perfecta asistencia para que Parejo superara sin problemas a Andrés Fernández llegando desde atrás, una caída de Ricardo Costa, favoreció la acción del tanto visitante.

El Granada reaccionó bien y perdonó el empate sólo cuatro minutos después, con un perfecto pase del nigeriano Isaac Success a David Barral que el punta asturiano mandó de forma incomprensible al larguero, pese a estar libre de marca en el área pequeña.

No menos claras fueron las dos siguientes ocasiones del marroquí Youssef El Arabi, que en franca posición quiso ajustar tanto su cabezazo, primero, y su zurdazo, después, que mandó ambos remates fuera, para desesperación de la grada.

El Granada se volcó cada vez más en busca, al menos, del empate, con un incisivo Success, que fue con diferencia el mejor jugador del partido, ante un Valencia que prácticamente renunció al ataque y que se defendió con solvencia de los intentos locales.

En una contra final Santi Mina sentenció el choque al marcar el 0-2 en el minuto 90, lo que hizo que no sirviera de nada el 1-2 anotado por Edgar Méndez en una acción a balón parado en la última jugada del encuentro.

Un encuentro que terminó con la grada despoblada de aficionados, y los pocos que quedaban, tras el tanto se indignaron con razón con el colegiado, que solo concedió tres minutos de añadido cuando el partido entre sustituciones, lesiones y discusiones entre jugadores dio para al menos cinco minutos.

Al final el Valencia acumula su tercer triunfo consecutivo, dos de liga y uno de UEFA League, y el Granada en cambio su cuarta derrota consecutiva, y deja muy toca al técnico de Humanes, Jose Ramón Sandoval, que si bien el año pasado obró el milagro de la salvación, si no hay un cambio radical , puede llevar al equipo al descenso de categoría, ahora es colista, y el panorama le obliga a demostrar en las próximas jornadas ante rivales directos, a sumar de tres en tres de lo contrario el sueño de la liga de las estrellas se desvanecerá.

Deja una respuesta