EL ‘B’ DE PLANAGUMÀ NO PUEDE CON EL COLISTA Y YA ESTA EN DESCENSO, 1-1.

UN GOL AL INICIO DEL PARTIDO DE LOS LOCALES HIZO QUE LOS CACHORROS ROJIBLANCOS TUVIERAN QUE LUCHAR DURANTE TODO EL PARTIDO PARA CONSEGUIR SOLO UN EMPATE CON UN GOL DE MATHEUS A FALTA DE DIEZ MINUTOS PARA EL FINAL.

El Granada B dejó escapar en Almendralejo una gran oportunidad de despegarse de los puestos bajos de la tabla ante un rival directo como el Extremadura, al que dejó vivo pese a que mereció mas. Y es que, tras un mejor comienzo de los locales, que se adelantaron en el luminoso a los dos minutos de partido, el Granada B tuvo siempre el balón y dispuso de las mejores ocasiones.

[pullquote]FICHA TÉCNICA:

Extremadura UD: Saavedra; Carlos Rubén, Ismael, José Rodríguez, Sergio, Fall, Pierre, Javi Pérez (Diego, 89´), David Agudo (Manu, 78´), Willy, Cristo (José Manuel, 46´).
Granada CF. B:
Pol; Corozo, Hongla (Luis Suárez, 64´), Tomás, Estupiñán, Pawel, Llonch (Malle, 84´), Navarrete, Nierga (Matheus, 75´), Clifford, Entrena.
GOLES:
1-0 (2´) David Agudo. 1-1 (79´) Matheus.
ÁRBITRO:
Bueno Prieto del comité territorial de Madrid, amonesto a los locales Sergio, Fall y José Manuel; y al visitante Hongla.
CAMPO:
Francisco de la Hera / Espectadores: 2.000.
[/pullquote]

El filial nazarí acusó su escaso acierto de cara al gol y un tempranero tanto de David Agudo para los extremeños que marcó el devenir del encuentro.

El Extremadura, que venía de cosechar su primera victoria a domicilio, comenzó de manera fulgurante el envite. David Agudo caracoleó por banda izquierda, dribló a su par y se sacó un latigazo desde el vértice izquierdo del área que se coló como un mísil en el palo largo de Pol, que nada pudo hacer para evitar el primer gol. Sólo se habían cumplido dos minutos de partido y el Granada B ya tenía que remar contracorriente.

Con el marcador a favor, los de Almendralejo se crecieron y apretaron de lo lindo durante los primeros diez minutos en busca del gol de la tranquilidad. Pero les duró poco el empuje y poco después entregaron la pelota al Granada B. A partir de ahí el dominio del balón fue para los andaluces, y el cuadro local no volvió a ver el esférico en todo el encuentro.

Bien comandado por Clifford y Navarrete en el centro del campo, el cuadro rojiblanco monopolizó la pelota y empezó a crear peligro sobre el marco rival. El primero en intentarlo fue Tomás, con un zurdazo al que respondió brillantemente Saavedra despejando a córner. Poco después Clifford lo intentó a balón parado, pero su golpeo se marchó directamente fuera, a escasos centímetros del travesaño azulgrana. No aflojaban los nazaríes en su empeño por empatar el encuentro y antes del descanso volvían a intentarlo los locales, esta vez en botas de Tomás, en un centro chut que Saavedra desvió de manera milagrosa a saque de esquina. El empate pudo llegar en la jugada siguiente, un disparo de Llonch se topó de nuevo con otra intervención del portero azulgrana.

Más velocidad

Había merecido el Granada B empatar la contienda antes del descanso, pero se quedó sin premio en la primera parte, una recompensa que llegaría en el segundo acto, aunque casi al final.

Salió más despierto el Extremadura tras su paso por vestuarios y aunque el balóns eguía siendo de los visitantes, el cuadro local protagonizó algún contragolpe peligroso que pudo suponer la sentencia. Así, el Extremadura contó con dos acercamientos peligrosos. Pol respondió con dos buenas paradas a las acciones de José Manuel y Willy, salvando a los suyos. De nuevo el empuje de los locales duró poco, y tras unos minutos de juego disputado, el Granada B volvía a hacerse dueño del balón y del partido. Así, el Granada B empezó a martillear la portería rival con continuas llegadas y disparos que, sin embargo, no encontraban portería, hasta que la manzana cayó del árbol.

Marc Nierga perdonó hasta en dos ocasiones. Primero con un potente disparo con intenciones que se marchó rozando el poste. Y, más tarde, con una vaselina que no encontró el gol de milagro. En el minuto 75 Nierga dejó su lugar en el campo a Matheus y el brasileño, en cuatro minutos, encontró el gol. Fue en un centro de Tomás desde la izquierda que la defensa no despejó y Matheus, tras acomodarse el cuero, cruzó con calidad para hacer el empate. Quedaban diez minutos y el Granada B se lanzó arriba.

Tuvo sus opciones para ganar, asediando y encerrando por completo a un Extremadura físicamente fundido que nunca fue un problema. La ocasión más clara en esta recta final fue la de Tomás, que sólo ante Saavedra disparo por bajo pero su balón se marchó llorando por fuera del poste. No hubo tiempo para más.

Pese a la buena imagen, el Granada B se quedó sin premio y tuvo que conformarse con un empate que le sabe a poco y que no dejó satisfecho a ningún conjunto.

Deja una respuesta