DIEGO MARTÍNEZ: “TODOS LOS PARTIDOS SON DE UNA EXIGENCIA MÁXIMA”.

El Granada, que ha perdido cinco partidos de los últimos seis contando todas las competiciones, se centra en el duelo ante el Eibar de este jueves. Diego Martínez compareció en sala de prensa y evitó hablar de su ampliación de contrato.

El Eibar, una amenaza: “Es un equipo muy peligroso. Así lo demuestran las sensaciones que han transmitido, especialmente fuera de casa. Es muy intenso y, posiblemente, al equipo de Primera que menos le afecta todo lo que tiene que ver con el apartado mental”.

Sobre el calendario, explicó que aún “queda un mes de competición y me quedo con un dato: somos el equipo que menos media de descanso hemos tenido entre competición”. “Tiene sentido cuando alabo a mis jugadores porque tiene mucho mérito el esfuerzo que están haciendo”. “Tenemos ocho partidos por delante y nos enfrentamos a tres de los cuatro primeros. Todos los partidos van a ser de máxima exigencia y así los vamos a afrontar”. 

La permanencia sigue siendo el único objetivo exigible: “Estamos con 39 puntos y la posibilidad de hacer 42. Está muy cerca seguir un año más en la mejor liga del mundo pero todavía no está hecho”. “En fútbol la virtualidad no existe y más cuando te enfrentas a rivales como el de mañana”. 

Ofreció su visión sobre la Superliga Europea: “Creo en la esencia del deporte. Y para mí es el esfuerzo, mérito, capacidad de superación y el que trabajando en equipo se puedan conseguir superar expectativas. Entiendo que para ellos tienes que tener unas condiciones de competición equitativas. Soy un entrenador abierto a mejorar siempre que se respete la esencia del juego“.

“Creo que siempre he sido muy claro. Lo mismo que he dicho al club se lo digo a la afición: una vez que finalice la temporada nos daremos un tiempo, unos días, para sentar emociones, analizar todo con serenidad y a partir de ahí tomar la decisión oportuna. De verdad, no va a haber más novedades. Vamos a poner el foco en estos ocho partidos, que son muy importantes. Ya sabéis que en el fútbol no existe la virtualidad, más cuando te enfrentas a rivales tan difíciles”, decretó el entrenador.