DIEGO MARTÍNEZ: “TAN IMPORTANTE SERA LA CREENCIA COMO NO PRECIPITARNOS”.

El entrenador del Granada, Diego Martínez, dijo que confía “más que nunca” en su equipo en vísperas de medirse este jueves al Omonia Nicosia chipriota en la Liga Europa, partido en el que espera que los suyos ofrezcan su “mejor versión” para vivir “un momento histórico” que sería la clasificación para los dieciseisavos de final de la competición.

Diego apuntó este miércoles en la rueda de prensa previa al duelo que será un choque en el que deberán de “tener paciencia” ante un conjunto que puede “jugar partidos distintos” y que, recordó, ya fue capaz de empatar en el campo del PAOK griego.

“Lo más importante es que estemos a nuestra mejor versión, que recuperemos nuestro mejor nivel táctico y de atención, tan importante va a ser la creencia como no precipitarnos”, añadió el técnico, quien reconoció que están “muy ilusionados” con el “momento histórico” que pueden vivir este jueves.

“Todos los partidos en Europa son del máximo nivel, necesitas lo mejor de ti mismo, y más nosotros que somos debutantes. Cada vez se reduce más el margen para conseguir puntos y hace que cada rival sea más difícil, peligroso y complejo”, aseveró.

Sobre la baja por lesión para las próximas semanas de Ángel Montoro, comentó que es un jugador que “significa mucho” para el equipo “más allá del juego” porque es “uno de los lideres con gran ascendencia”.

“Es lo que nos ha tocado esta temporada, que si no ha sido uno ha sido otro. Es lo normal y la consecuencia de tanta densidad de competición, pero nos rebelamos ante la adversidad y estoy convencido de que los que jueguen nos va a abrir otras soluciones tácticas, otras posibilidades, y confío mucho en mi plantilla y en mi equipo”, sentenció.

El preparador rojiblanco insistió en que tiene fe en su equipo “en los momentos de victoria y de derrota” y que es en las derrotas cuando más ve en los suyos “honestidad, limpieza, madurez y querer seguir rompiendo techos”.

El técnico habló de Luis Milla, que cometió un error en el partido ante el Real Valladolid que le costó a su equipo un gol, en lo que calificó como “una acción del juego que puede ocurrir” recordando que “gracias a la capacidad que tiene para desbordar ha dado mucho al equipo”.

“Me voy a enfadar si no sigue intentándolo. Lleva tres meses con nosotros y da la sensación de que lleva tres años, es un tremendo orgullo tener un jugador de esas características”, apuntó sobre el medio.

El relación al hecho de que el partido ante el Omonia lo va a dirigir la árbitro francesa Stephanie Frappart, el técnico señaló que es algo “natural y normal” y recordó que “en la liga española hay asistentes que son mujer en Primera y Segunda”.

“Es algo que la sociedad lo tiene que integrar con toda naturalidad. Para nosotros no es ninguna noticia más allá de que en los próximos años va a ser algo más habitual”, aseguró el entrenador del Granada.