DIEGO MARTÍNEZ: «HUBO DESAJUSTES Y SITUACIONES QUE NO SON HABITUALES».

El entrenador del Granada, Diego Martínez, reconoció que su equipo tuvo «un mal día» y «no estuvo bien, especialmente en la primera parte» del partido que perdió este domingo por 1-3 ante el Real Valladolid en el Estadio Nuevo Los Cármenes.

El técnico rojiblanco comentó en rueda de prensa que en la primera parte no se encontraron «cómodos» y que todos tienen que estar «de diez sobre diez», y el primero él mismo, ya que cuando esto no ocurre, «repercute en el resultado del partido».

«Hubo desajustes impropios y situaciones que no son habituales en nosotros», admitió Martínez, quien cree que en la segunda mitad mejoraron y ofrecieron «una mejor versión» con «buenas fases».

«Nos metimos en el partido con el 1-2 y rozamos el 2-2, pero no hemos acertado y el rival estuvo bien. Hemos ganado partidos por aprovechar el error del rival y hoy nos ha pasado al revés», recalcó.

El preparador del Granada valoró que, a pesar de ello, «la intención de todos fue muy buena» y dijo que se queda con el hecho de que con 0-2 tuvieron «la capacidad, la actitud y el convencimiento» de que podían «empatar».

Cuestionado por las «duras» últimas semanas vividas por su equipo, aseveró que no quiere «poner excusas» y pidió «naturalidad» para afrontar la derrota, además de centrarse ya en el choque del jueves de la Liga Europa.