DAVID VALERO NOVENO EN LA PRUEBA OLÍMPICA DE MOUNTAIN BIKE.

CON UNA GRAN REMONTADA TRAS UNA DIFÍCIL SALIDA, EL CORREDOR BASTETANO, DEMOSTRÓ SU GRAN ESTADO DE FORMA PARA TERMINAR EN EL TOP TEN OLÍMPICO. LA MEDALLA DE BRONCE DE SU AMIGO Y COMPAÑERO CARLOS COLOMA REMATÓ UNA PRUEBA EXCELENTE DEL EQUIPO ESPAÑOL.

El último día de competición en los JJOO de Río tenían guardada una prueba marcada especialmente en rojo para la afición granadina, la prueba olímpica de Mountain Bike, tenía entre los participantes del equipo español, al Campeón de España, un corredor granadino, natural de Baza, David Valero Serrano, junto a sus compañeros, Carlos Coloma y José Antonio Hermida.

El bastetano, en su primera participación en unos Juegos Olímpicos, no pudo hacerlo mejor. David Valero, con una notable carrera de menos a más. No tuvo una buena salida, rodando en el puesto 24 en la primera vuelta. Pero poco a poco fue recuperando posiciones: duodécimo en la tercera vuelta y noveno en la quinta, para meterse entre los ocho primeros de forma provisional… aunque tuviera que ceder ante Julien Absalon, quedando noveno a 3:32, después de ceder ante el bicampeón olímpico francés.

La salida le perjudicó, pero terminó en el Top Ten olímpico, con la sensación de poder haber estado más arriba con algo más de fortuna en la salida. A un paso del diploma, se muestra como una gran alternativa de futuro para el mountain bike nacional.

La carrera estuvo marcada de inicio por sendos pinchazos de Absalon y de Peter Sagan. El francés remontaría muchas posiciones; el checo, con una portentosa salida desde la última línea, se colocaba con los mejores, aunque habría que haber visto si podía haber aguantado ese ritmo en toda la carrera, pero la verdad es que terminaría abandonando. En cambio la intensa lluvia caída por la noche apenas se dejó sentir en un circuito que, como se sabía, drenaba muy bien y que difícilmente se podría haber convertido en un barrizal que distorsionase la carrera.

Schurter fue el más fuerte desde el inicio, y junto a él destacó el amigo y compañero de equipo y selección de Valero, Carlos Coloma, que rodó junto al suizó. Pero la llegada de Kulhavy no le hizo bien al español que terminaría cediendo de la cabeza, algo que tendría su lógica ya que podría haber acusado el intentar mantener el fuerte ritmo de cabeza.

El peligro para el riojano era el francés Maxime Marotte, que llegaría a su altura al inicio de la cuarta vuelta, aunque siempre se le vio un puntito por debajo de Coloma. A falta de media vuelta le dejaba para lograr esa medalla de bronce, que supo a gloria al corredor riojano.

Valero a la conclusión de la prueba mostró su felicidad: “Alguno tiene que hacer noveno -comentaba en broma el bastetano-. Estoy contento con el ritmo de carrera, con las sensaciones que he tenido y con el balance general, ya que para ser mis primeros Juegos no se me ha dado mal. Lo peor ha sido la salida. Todavía no sé que me ha pasado, si me han cerrado o no, pero ha sido un error muy grave que me ha perjudicado, ya que he tenido que remontar. Pero como tenía buenas piernas, he ido hacia delante y me siento satisfecho”.

Pero a Valero se le notaba tremendamente feliz por el éxito de su compañero de equipo en MMR y amigo, Coloma. “Lo que ha hecho hoy ha sido algo muy grande. Venía preparado para ello y lo ha hecho. Todos estamos contentísimos porque Coloma no es solo un compañero”.

Deja un comentario