CRONICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA.

COMUNICADO DE LA PLATAFORMA GRANADA QUIERE FÚTBOL SALA, UNA VEZ CONOCIDO QUE EL EQUIPO NO JUGARÁ NI EN PRIMERA NI EN SEGUNDA DIVISIÓN DE FÚTBOL SALA.

Ante todo, decir que nosotros, la Plataforma Granada Quiere Fútbol Sala, no estuvo en contra de ninguna institución ni de ninguna persona en ningún momento. Sabemos que al final todo éste mundo se mueve más por intereses que por otras cosas en las que nosotros no entramos, pero sí creemos que la afición de Granada merece y tiene derecho a saber qué ha pasado y qué hemos hecho para intentar salvar el fútbol sala en Granada. Y de ello va éste artículo. Sin más, pasamos a explicar todo éste asunto:

Todo comenzó allá por Septiembre del año pasado, cuando de golpe y porrazo nos enteramos de que había un club de fútbol sala en Granada en Segunda División. Aquello sucedió de forma inesperada, pues ese ascenso se logró porque un club militante en la categoría de Plata, no podía hacer frente económicamente a los gastos, y se compró su plaza.

Tal vez la forma de lograr el ascenso a Segunda División no fuera la más apropiada, en cambio, la temporada que daba comienzo era mucho más que ilusionante. Y así fue. Semana a semana, partido a partido, Oxipharma F.S. deleitaba a la afición que asistía a la querida Bombonera de Albolote. Los chicos de Bruno García se aferraron al liderato de categoría desde la primera jornada, y ya no lo dejarían hasta la finalización del campeonato, realizando así, una temporada histórica, pues nadie había logrado tal hazaña antes. Amén, del hecho de alcanzar todo unos cuartos de final de la Copa de S.M. el Rey, eliminando a dos clubes de Primera División. Y se cayó más que dignamente de dicha competición. Nada menos que ante el club más laureado de toda la historia del fútbol sala mundial. Inter Movistar.

Finalizó la temporada en la Bombonera, sellando el ansiado y tan trabajado ascenso a Primera División. Ya estábamos en la mejor liga del mundo. Muchos aficionados soñaban ya con recibir a los mejores equipos del mundo. FCBarcelona, Inter Movistar o El Pozo Murcia, entre otros.

Todo pintaba bien, hasta que el consistorio de Granada apareció a escena. Todo, por la problemática (que no debió ser tal) que suponía el uso del Palacio Municipal de Deportes de Granada. ¿Pretensiones? Tal vez el dinero fuera lo de menos. Tal vez, fueran rencillas entre Murado y el edil Granadino en el pasado, nadie lo sabe. Pero lo que sí sabemos es que es absurdo tirar un proyecto de relumbrón como era el de Oxipharma a la basura de la noche a la mañana, como así ha sido.

Antes de entrar en materia realmente importante, decir que se entiende que la situación económica de Granada no esté pasando por el mejor momento y que se necesite una inyección de dinero. Pero no a cualquier precio.

Para quien quiera conocer los por menores de todo éste asunto, decir que el Ayuntamiento de Granada, pasó a Oxipharma un documento sin sello ni firma (ridículo) en el que figuraban los precios del uso del Palacio de Deportes, que venían a ser, no menos que un atraco a cara descubierta. No se entiende, que mientras el Pabellón de Santiago de Compostela (por ejemplo), en el que juegan diversos equipos, se cobren alrededor de 30€ por hora de uso, y aquí en Granada, se exigiesen 2500€ por cada partido y cada entrenamiento, no pasando de 3 horas el primero, y 2 el segundo. Echando números, el uso del Palacio, saldría entorno a unos 40€ la hora de uso en precios reales. No tiene lógica alguna pues, el montante de alrededor de 200.000€ por toda la temporada que se pedía por jugar y entrenar en el Palacio. A lo sumo, el coste real rondaría los 25-30 mil €. (Tenemos la documentación que acredita éstos números).

A la pregunta del por qué Murado abandona el proyecto (nos parece muy reprochable dados todos los profesionales contratados), la respuesta es sencilla. Se sintió ninguneado por el consistorio. Cuentan que Murado, al ser recibido en el Ayuntamiento (tras una espera de un mes), fue tratado de forma extremadamente esquiva y en ningún momento se buscó una vía de entendimiento, sino todo lo contrario. Se entiende pues, que Murado, a sus más de 70 años, decidiera no continuar al frente del proyecto como mecenas. El problema nunca fue el dinero, que quede claro, sino el trato que recibió Murado por parte del Ayuntamiento.

Ello detonó en una rueda de prensa inicial en la que Murado dio el ultimátum; si las circunstancias no cambiaban, Oxipharma retiraría su patrocinio del fútbol sala, acarreando la desaparición del club. Cabe reseñar que Oxipharma en voz de Murado no solicitaba subvención alguna, no solicitaba dinero. Él ponía todo el dinero necesario para que Oxipharma Fútbol Sala hubiera competido en Primera División de LNFS, la mejor liga del mundo con un rendimiento más que aceptable. Pero lo que no estaba dispuesto era a pagar un “alquiler” extra del Palacio Municipal de Deportes.

En estos términos hay que destacar que el Ayuntamiento de Granada tiene una empresa propia de mantenimiento de las instalaciones de Granada, GEGSA. Dicha empresa tiene convenios con Limpieza Sierra Nevada y Casesa de Seguridad, quienes establecen sus propios precios en cuanto a gestión de las instalaciones. Dichos precios para el uso del Palacio según la documentación (sin sello ni firma) que pasaron son; 2.573,39 € por partido y 2.544,55 € por entrenamiento. Recordamos que el Palacio Municipal de Deportes, costaría no más de alrededor de 40€ por hora de uso, según comparativas con, por ejemplo, los precios del pabellón de Santiago de Compostela.

Lo más grave de esto, es que si se deseaba jugar en el Palacio Municipal de Deportes, las empresas con las que trabajar, venían a imposición por el Ayuntamiento, sin más margen de elección, cuando el resto de clubes de Primera División de la Liga Nacional de Fútbol sala, trabajan con las empresas que ellos desean en lo que respecta a seguridad y limpieza.

Por todo esto, finalmente, Murado cumplió su amenaza días después.

Fue entonces cuando como afición comenzamos a movilizarnos y a trabajar para intentar salvar el fútbol sala en Granada:

– En primer lugar concertamos una reunión con algunas personas del entorno del club, de la prensa y sentamos las bases para ponernos manos a la obra. En seguida llegaron las primeras zancadillas. Queríamos realizar una manifestación de protesta que prácticamente nos prohibieron realizar, advirtiendo de las consecuencias que tendría dicha manifestación. Decidimos optar por otra vía.

– En segundo lugar, nos pusimos en contacto con Oxipharma Fútbol Sala y solicitamos una reunión con ellos. Reunión concedida. En ella estuvieron presentes Bruno García, entrenador, Isco y Uge, jugadores, David Valderas, gestor del área social del club, y el fisio de la plantilla, junto con nosotros, miembros de la plataforma. Nos expusieron la situación. Murado no daría marcha atrás en su retirada, tampoco el Ayuntamiento con sus pretensiones. Habría que encontrar spónsors que pagasen el uso del Palacio… pero se nos cayó 2 días después, cuando Bruno nos llamó diciéndonos que eso ya no valdría, la postura de Murado era irreversible pasara lo que pasara. Nuevamente, buscamos otras soluciones.

– En tercer lugar, decidimos hacer un llamamiento a PSOE, Junta de Andalucía y Diputación de Granada. Creímos que la única vía factible para esto era que el Granada Club de Fútbol se hiciera cargo del proyecto, y en ello nos pusimos a trabajar. Nos llamó Murado diciéndonos que nos facilitaría todo lo que necesitáramos, y que la plaza en Primera División de la LNFS, era nuestra y para quien encontráramos capacitado para hacer frente a fichas y pagos. Nos reunimos con Paco Cuenca (PSOE) y nos pusimos en contacto con Junta de Andalucía y Diputación de Granada. Logramos su respaldo y ayuda para lograr que el Granada Club de Fútbol se hiciera con el fútbol sala. Hubo varios días intensos de llamadas. Hasta que el Granada nos dio la respuesta final. No pueden hacer frente a un proyecto más (que supondría una inversión de 900.000€), indistintamente del retorno económico tan fuerte que tiene el fútbol sala (3 millones € fijos mas variables). El presupuesto del Granada Club de Fútbol está “cogido con alfileres”, y era absolutamente inviable hacer frente a un segundo proyecto sin que peligrase considerablemente la estabilidad del club. Únicamente el Granada podría ofrecer una colaboración simbólica, pero nada más. Al Granada de corazón, gracias por atendernos amablemente y explicarnos la situación.

Al margen de todo esto, estaba Paco García Montero. También se movieron para sacar adelante el proyecto (o eso nos contaban) y sabíamos que estaban tocando a las mismas personas que nosotros. Siendo así, algunos se preguntarán, ¿por qué no se unificaron las dos vías de trabajo en una más fuerte? Por lo siguiente:

– No nos transmitían confianza: Somos conscientes de que a la familia Murado Paco García Montero le aseguró una cantidad económica cercana a los 200.000 € en concepto de publicidad que nunca ingresó y asumieron sin estar prevista en el presupuesto. En una temporada donde la solvencia económica dependía de los gestores de esa cantidad, nos generan muchas dudas y falta de fiabilidad: la solvencia y seriedad de la familia Murado dista mucho de la propuesta de esta iniciativa.

– Falta de criterio y afán de protagonismo: Prevalece la continuidad del proyecto sin considerar la estructura del mismo y el pilar fundamental del éxito, Bruno García. Unos quieren liderar la gestión administrativa y pública (Antonio Franco) sin asumir que esta temporada la LNFS sugirió al club pusiera al frente del mismo gente cualificada por la imagen que se daba y otros liderar la parcela deportiva (Ramón Tirado) sin sopesar su cualificación o no para la misma, pues su preparación, formación, personalidad y conocimientos dista, y mucho, de Bruno García.

Nuestra línea de trabajo siempre fue en busca de una garantía de éxito, lo cual pasaba por la estructura del club de Oxipharma Fútbol Sala, personalizada en Bruno García. Todo lo contrario que Paco García Montero, que tal y como veníamos anunciando, ellos no han logrado sacar adelante el proyecto del fútbol sala ni en Primera ni en Segunda. Tal vez aparezca en Segunda División B, sin nadie de Oxipharma y en las condiciones reseñadas. Nosotros nos preguntamos, ¿dónde está ese patrocinador del que se hablaba que podría haber salvado el proyecto?

Bruno (clave a nuestro modo de entender las cosas) no estaba al frente de lo que Paco García Montero deseaba por el simple hecho de haber marcado todos los pasos a seguir para que la estructura del club fuera profesional, sólida y de garantías, algo que como comentamos, parece no gustar a éstas personas que se “movieron en busca de un patrocinador para salvar la entidad”.

Tras todo lo anterior, solo cabe reflexionar y decir que en opinión de ésta plataforma, es muy complicado que en éstas circunstancias haya deportes de élite en Granada, a no ser que venga respaldado de una inversión externa de gente seria, caso de Murado con Oxipharma y caso de los Pozzo y Pina con el Granada.

Tal vez, y solo tal vez, Murado debió haber expuesto en el primer momento al Ayuntamiento el proyecto que se pretendía levantar, y tal vez, y solo tal vez, el consistorio debería haber pensado más en los alrededor de 1000 niños que había vinculados a éste proyecto, y no tanto en sus rencillas personales con Murado (si es que las había) o en el propio dinero. Tal vez, y solo tal vez, si los intereses hubieran sido comunes, Oxipharma hoy estaría en Primera y no desaparecido, porque ante intereses comunes todos hubieran remado en la misma dirección, en busca de lo mejor para Granada, porque señores nosotros solo somos aficionados y al fin y al cabo, nuestra amada ciudad está por encima de todos y cada uno de nosotros, sea cual sea su trabajo.

Para terminar, añadir que si no hicimos manifestación, fue porque considerábamos que no valdría para nada dadas las posturas de cada una de las partes y nosotros estamos estudiando y trabajando, no nos podemos permitir el lujo de perder el tiempo.

Sin más, en éste soleado atardecer, nos despedimos. Ojalá pronto vuelva a salir el sol tanto para el baloncesto como para el fútbol sala en Granada, y por supuesto, nuestro apoyo absoluto al Granada Club de Fútbol, buque insignia del deporte de ésta ciudad, inmerso en una situación similar.

PD: Nuestro enorme agradecimiento a todos aquellos que nos han hecho disfrutar de un deporte tan vibrante y eléctrico. Desde Don Bruno García, entrenador, pasando por todos y cada uno de los jugadores y cuerpo técnico, y llegando a Pedro García y David Valderas. Un sentido ¡¡¡GRACIAS!!! y otro gran abrazo a toda la familia de Oxipharma Fútbol Sala, HICISTEIS HISTORIA.

Fuente: Plataforma: Granada quiere fútbol sala. 

Deja una respuesta