TRIBUNA ALTA: “CONTINÚA LA LÍNEA ASCENDENTE” POR PABLO DOMÍNGUEZ.

NUESTRO COLUMNISTA, PABLO DOMÍNGUEZ, EN UNA NUEVA ENTREGA DE TRIBUNA ALTA, NOS TRAE EN PRIMERA PERSONA LO QUE VIVIÓ EN EL SANTIAGO BERNABÉU ACOMPAÑANDO AL GRANADA CF.

CONTINÚA LA LÍNEA ASCENDENTE.

Regresó el Granada a uno de los templos de la gran élite del fútbol mundial, el estadio Santiago Bernabéu, donde Real Madrid y Granada brindaron una bonita tarde de fútbol. Una vez más, la afición nazarí volvió a movilizarse para arropar a los suyos y seguir disfrutando de lo mejor de Primera División.

En los prolegómenos del encuentro el feudo merengue se vistió de oro para hacer un espectacular mosaico con la leyenda “CR7” homenajeando a Cristiano Ronaldo, flamante balón de oro 2013. Entre tanto, allí estaba el Granada a la espera de que el protagonismo de la tarde pasase por fin de la grada al césped.

Los de Alcaraz realizaron un partido muy serio complicando las cosas al conjunto blanco, que no fue capaz perforar la meta rojiblanca hasta bien entrada la segunda mitad. El equipo sigue creciendo y evolucionando, ordenado atrás y tratando de aprovechar los escasos espacios que concedía el Madrid. Por momentos se pudo percibir cierto “run-run” en el coliseo blanco que, iniciada la segunda mitad, apretó más.

Para un servidor que estuvo en el estadio, es muy cierto lo que Mourinho argumentó en su estancia en la capital. El Bernabéu puede pesar bastante sobre los rivales si se enciende y tal vez no lo haga tanto como debiera. El Granada afortunadamente lo sufrió a ratos.

Se puede observar la progresión nazarí en la élite analizando los partidos que ha realizado en Chamartín. Hace dos temporadas se encajó un 5-1 sin oposición, hace un año 3-0 y en esta ocasión al Real Madrid le costó casi una hora abrir la lata. La seriedad y el rigor defensivo de Alcaraz  ya es seña de identidad de los nuestros.

De hecho está en el quinto escalón de los menos goleados junto a Athletic, Espanyol y Málaga con 27 tantos en contra. Sólo F.C.Barcelona, Atlético de Madrid, Real Madrid y Villarreal han encajado menos. Al Granada le cuesta marcar pero también es difícil hacerle gol y eso se notó.

La sensación tras el partido era que pese a la aplastante superioridad madridista, esta vez sí se había competido bien en el Bernabéu. En consecuencia nos llevamos el convencimiento común de que nuestro equipo del alma progresa adecuadamente entre los mejores. Al fin y al cabo es de lo que se trata, caminar paso a paso siempre hacia adelante.

Ahora toca regresar a nuestra liga. Los Cármenes recibe a un rival incómodo y complicado. El Celta nos rinde visita este viernes en una noche que debe tener el cartel de final. No en vano, vencer ahora en casa a los equipos que se encuentran por debajo en la clasificación nos dará la que debiera ser una tranquila permanencia a un par de jornadas de la conclusión del campeonato, tal vez tres con algo de fortuna.

Deja una respuesta