ATHLETIC DE BILBAO 1-0 GRANADA CF. JORNADA 29ª. BUENA PROPUESTA, MAL BOTÍN.

UN SOLITARIO GOL DE ADÚRIZ EN LA SEGUNDA MITAD FUE SUFICIENTE PARA QUE EL EQUIPO DE ALCARAZ SALGA DERROTADO DE SAN MAMÉS. LA REVOLUCIÓN DEL TÉCNICO GRANADINO NO TUVO RECOMPENSA EN LA PRIMERA MITAD Y SE DIFUMINO EN LA SEGUNDA MITAD. RECIO, ARANDA Y BUONANOTTE EMPEZARON EL PARTIDO EN EL BANQUILLO.

Del Bosque decía que el fútbol es muy opinable y que cada cual lo ve desde un prisma diferente, y ciertamente es así, en especial la situación actual por la que atraviesa el Granada CF de Lucas Alcaraz.

Otra vez Adúriz sentencia al Granada CF. Foto: EFE.

Olvidados ya los dos primeros partidos donde el efecto del nuevo entrenador hizo pensar que el equipo podía estar tranquilo al final de temporada a poco que hiciese las cosas medianamente igual o mejor que en esos dos partidos, Real Madrid y Deportivo de La Coruña. Pero es que desde ese momento, sumar tres en el casillero rojiblanco parece toda una quimera. Son  ya un total seis las jornadas donde el equipo ha acumulado cuatro derrotas y dos empates, o lo que es lo mismo dos puntos de un total de dieciocho puestos en juego.

Ahora bien, ¿Cómo vemos la botella?, pues eso, opiniones de mil gustos, unos verán el lado positivo, si aún así tenemos un colchón de cuatro puntos con el descenso, y el equipo como dicen desde dentro ha tenido opciones en todos los partidos, todo hace pensar que la presunta mala suerte cambiara y se sumaran las victorias necesarias para la salvación.

Aunque, y en función no solo de percepciones propias sino también del sentir popular en las famosas redes sociales, la botella anda medio vacía y no sabemos por donde pierde agua. El pesimismo comienza a instalarse en la afición y esas nubes que han estado presentes toda la Semana Santa parece que van a quedarse instaladas hasta final de temporada sobre el Estadio de Los Cármenes.

Hoy el equipo ha dado un cambio radical, no sabemos si para el futuro o solo para este partido, ha cambiado el concepto de manera radical y la jugada desgraciadamente no ha salido bien. Solo falta como destacado Siqueira y su lugar con más o menos acierto ha sido cubierto con garantías por Brayan Angulo. El resto revolución, el doble pivote de exclusiva contención, se transformó en un doble pivote más ofensivo con el cambio de Brahimi por Recio, la banda derecha ni para Torje por motivos obvios (estaba sancionado), ni para el argentino Buonanotte, y si para Juanma Ortiz. Y el cambio de los cambios arriba, Aranda se cae incomprensiblemente de la titularidad para dar más de cuarenta y cinco minutos a un jugador, El Arabi, que con todos los respetos no está para jugar en Primera División, y era el abanderado del equipo esta temporada, así que pónganse a temblar.

La revolución de fichas trajo consigo también una revolución en las normas del juego, de un equipo agazapado, con transiciones rápidas, volvimos a un modelo ya conocido, defensa adelantada y presión arriba, así saco Abel Resino del pozo al equipo el año pasado, y la formula funciono pero solo durante la primera parte.

Se corto el juego del rival y se estuvo cerca de la portería adversaria, eso sí, sin una conexión acertada en el último pase. En este periodo, dos faltas lejanas, y la mejor ocasión en un remate de cabeza de Nolito tras un centro templado de Ighalo, que Iraizoz con la punta de los dedos toco lo justo para que con ayuda del larguero no se convirtiera en gol. El rival, obtuso y sin ideas, no supo zafarse de la presión granadina y llego poquito al área de Toño que tuvo que intervenir con acierto en dos cabezazos aislados de los vascos.

La polémica en ese periodo se produjo en el área rojiblanca por unas manos claras de Íñigo López, aunque con buen criterio el colegiado no señalo, ya que fueron totalmente involuntarias y no corto el pase hacia ningún jugador rival.

Brahimi fue uno de los mejores en La Catedral.Foto: EFE.

Tras el descanso, alguien toco el interruptor rojiblanco, y el equipo salto mustio al campo, sin chispa y sin ambición, como si con él no fuese la historia, y el rival aunque torpe, se fue acercando poco a poco al área de Toño y pensó que podía ganar el partido. Un disparo cruzado de Ibai, fue el preludio a una nueva jugada para el análisis.

El primer córner que disfruta el Athletic, lo saca en corto ante el despiste general del Granada CF y el centro al segundo palo es rematado con total tranquilidad por Aduriz que no veía puerta desde hacía ya ocho jornadas, y es que como bien dicen en las redes sociales, el Granada CF es experto en recuperar a los delanteros rivales, recuerden entre otros Hemed, Acquafresca…..

Era el m.67 de partido y Alcaraz antes del saque desde el centro del campo, dio paso a Aranda y Buonanotte, por un inapetente El Arabi y Nyom, pero la cosa no mejoro mucho. Algo más de posesión pero sin fluidez para llegar arriba.

Ni la expulsión por doble amarilla de Susaeta a falta de diez minutos para el final fue suficiente para al menos conseguir el empate, que incluso pudo llegar en un disparo, ya en tiempo de descuento, de Brahimi que se estrelló en la cepa del palo de un Iraizoz ya superado por el potente disparo del franco-argelino.

Al final decepción en las filas de un Granada CF que aunque mantiene cuatro puntos con el descenso, su marcha no invita al optimismo y quedan por delante nueve duras jornadas.

 

Ficha técnica:

1 – Athletic: Iraizoz; Gurpegui, Ekiza, Laporte; San José; Iraola, Herrera, De Marcos; Susaeta, Aduriz (Llorente, min.78) e Ibai Gómez (Muniain, min.67; Toquero, min.89).

0 – Granada: Toño; Nyom (Buonanotte, min.67), Íñigo López, Mainz, Bryan Angulo; Juanma Ortiz, Brahimi, Mikel Rico, Nolito; El Arabi (Aranda, min.67) e Ighalo.

Goles: 1-0, min.67: Aduriz.

Árbitro: Del Cerro Grande (Comité madrileño). Expulsó a Susaeta, en el minuto 80, por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla a los locales Herrera, y a los visitantes Íñigo López.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo novena jornada de la Liga BBVA, disputado en un San Mamés cerca del lleno. Unos 38.000 espectadores. El capitán del Athletic Club, Carlos Gurpegui, entregó al del Granada, Diego Mainz, una réplica de San Mamés.

Deja una respuesta