ASPAS Y EL ESFUERZO EN LA UEL PUEDEN CON EL GRANADA, 3-1.

LOS ROJIBLANCOS A LOS QUE EL PARÓN COVID Y SU PARTICIPACIÓN EN UEL LES HA DEJADO MERMADOS FÍSICAMENTE, SUFREN UNA DERROTA CLARA ANTE UN CELTA DE VIGO CAPITANEADO POR ASPAS QUE APROVECHÓ LOS ERRORES DE LOS ROJIBLANCOS EN LA SEGUNDA PARTE. LO MÁS POSITIVO LA APARICIÓN DE QUINI TRAS SU GRAVE LESIÓN DE LA TEMPORADA PASADA. LUIS SUAREZ ANOTÓ UN GRAN GOL Y DEMUESTRA SEGUIR SU CRECIMIENTO. GRAN PRIMERA PARTE DEL META LUSO RUI SILVA.

Hay cosas que en la vida que no se pueden cambiar, pero si hay un jugador que aquél día juró dar lo máximo cada vez que se enfrentara al Granada es Iago Aspas, presente en aquella eliminatoria de ascenso fatídica para los suyos en Los Cármenes y que terminó con los rojiblancos de vuelta a la élite del fútbol profesional. Desde entonces, este jugador, con una calidad y categoría fuera de serie, se empeña ya sea en Balaídos o en Los Cármenes en amargar los noventa minutos a los rojiblancos.

Quini regresó al equipo desde su lesión el año pasado en Los Cármenes, casi un año después.

Hoy con una monumental exhibición futbolística de Iago Aspas y su Celta remontó nte el Granada (3-1) en un partido que dominó con claridad, pero que no sentenció hasta diez minutos antes del final. Es la primera victoria del argentino Eduardo Coudet como entrenador del equipo gallego.

El Granada llegaba tras una complicada victoria en casa en UEL ante el Amonia Nicosia en una noche lluvieso y con un esfuerzo extra, que seguramente llevó al técnico a tratar de saltar al césped con la intención de guardar bien las espaldas y esa defensa de cinco, con Foulquier y Neva como laterales de largo recorrido. Que no pudo sostener en la gran parte del encuentro a los vigueses.

Por su parte, el Celta plasmó el estilo que quiere Coudet: dominio con posesiones largas, intensidad en la presión. Solo le faltó puntería, un infortunio que persigue al equipo desde el inicio de la temporada. Su falta de pegada es inquietante. Aunque buena parte de culpa la tuvo en los primeros minutos, Rui Silva, salvador visitante con acciones de gran mérito.

El Celta encerró al Granada. Con Aspas estelar, motor omnipresente de su equipo, el conjunto gallego creó tres grandes ocasiones durante los primeros veinte minutos. Pero no marcó ninguna.

Santi Mina falló la primera en un mano a mano ante Rui Silva, poco después Nolito malgastó un tiro desde una cómoda posición a diez metros de la portería y tampoco Hugo Mallo acertó con un claro tiro que despejó con una estirada Rui Silva. Las tres oportunidades nacieron en los pies de Aspas.

El Granada resistió el impetuoso arranque del Celta, en parte por las paradas de Rui Silva, que rechazó todo balón que asomó por su área, como un envenenado disparo de Olaza.

El plan del equipo de Diego Martínez fue esperar y contraatacar. Y funcionó. Mediado el primer tiempo, una pérdida de Denis Suárez ante la presión de Machís pilló al Celta descolocado, Milla inventó un gran pase largo y Luis Suárez se impuso en la carrera a Tapia. El contragolpe lo culminó con una gran vaselina ante Rubén Blanco.

El gol del Granada no desarmó al Celta, que reaccionó de inmediato con un hermoso ataque que pasó por Denis Suárez, Santi Mina, Aspas, Olaza y Nolito; una acción colectiva con la precisión de un tiralíneas que finalizó con un centro de Olaza y el gol de Nolito.

El conjunto gallego, que tuvo la posesión de la pelota y marcó el ritmo, continuó su acoso con un lanzamiento de Brais que atrapó Rui Silva. Pero su dominio fue estéril.

Más simple lo hizo el Granada, que con un contraataque cerca del descanso rozó el segundo gol. Después de recuperar la pelota en su campo, cinco jugadores salieron con rapidez hacia la portería gallega para tener una doble oportunidad, un tiro de Neva que despejó Rubén Blanco y otro a quemarropa de Molina. No fue el único susto para el Celta. Un disparo cruzado de Milla cerró la primera mitad.

SEGUNDA PARTE

El Celta mantuvo el mando del partido después del descanso, aunque también continuó con su alarmante falta de puntería. Concentró tres grandes ocasiones en media hora. Santi Mina llegó forzado para rematar un envío de cabeza de Hugo Mallo; llegando solo desde atrás, a Tapia se le fue muy arriba un lanzamiento; y Nolito desperdició dentro del área una buena asistencia de Aspas.

El Granada no se acercó ni una vez sobre el área gallega y el Celta no certificó la remontada hasta los diez minutos finales, momentos en los que volvió a aparecer Aspas, de nuevo determinante con su desequilibrio en el uno contra uno, sus asistencias que son medio gol, una para Baeza, que tuvo mucha suerte tras varios rechazos y otra para Beltrán, en un error de la defensa granadina, dos tantos que amarraron una victoria que el equipo gallego no lograba desde hace algo más de dos meses.

El Granada por su parte, afronta nueva semana, sigue en las últimas jornadas viviendo del buen inicio, y además esta próximo a amarrar la siguiente fase en Europa, era el colista, con todas la necesidades que conlleva, pero Europa desgasta, solo queda seguir adelante y luchar en las próximas jornadas para mantenerse en la zona tranquila.

[su_note note_color=»#ffffff» text_color=»#0d0d0d» radius=»4″]Ficha del partido:

3.- Real Club Celta de Vigo: Rubén Blanco; Hugo Mallo, Araujo, Murillo, Olaza; Tapia; Brais Méndez (Aidoo, min. 92), Denis Suárez (Okay, min. 74), Nolito (Baeza, min. 74); Santi Mina (Beltrán, min. 83), Aspas

1.- Granada CF: Rui Silva; Foulquier (Quini, min.75), Vallejo (Soro, min. 82), Germán Sánchez, Duarte, Neva; Herrera (Gonalons, min. 59), Milla; Luis Suárez (Soldado. min. 60), Machís, Molina (Puertas, min. 46)

GOLES: 0-1, m.25: Luis Suárez. 1-1, m.27: Nolito. 2-1, m.81: Baeza. 3-1, m.85: Beltrán

ÁRBITRO: Díaz De Mera (colegio castellano manchego). Expulsó al jugador del Celta Okay (min. 97). Amonestó por parte del Celta a Murillo (min. 20), Tapia (min. 45), Olaza (min. 92) y Hugo Mallo (min. 95); y a Foulquier (min. 52), el entrenador Diego Martínez (min. 72) y Soldado (min. 95), del Granada

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la undécima jornada de la Liga Santander disputado en el estadio Abanca Balaídos. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Diego Armando Maradona[/su_note]