ALBERTO CASILLAS: «MANTENER LA CABEZA FRÍA PUEDE HACERTE GANAR».

EL CAMPEÓN LA ULTIMA EDICIÓN DEL TRIATLÓN LARGO DE SIERRA NEVADA SE ENCUENTRA DESDE HACE DÍAS ACLIMATÁNDOSE EN LA ESTACIÓN EN BUSCA DE  REVALIDAR SU VICTORIA.

Alberto Casillas (Club Triatlón IMD Segovia), ganador de la pasada edición el Triatlón Largo de Sierra Nevada, se encuentra desde hace varios días en la estación ultimando su preparación para intentar revalidar la victoria que cosechó el pasado verano en el ‘triatlón más duro del mundo’. Casillas se impuso entonces con 5 horas, 35 minutos y 56 segundos.

-¿Cómo llegas de forma con respecto a 2012?

Mejor, en el sentido de que este curso he estado viviendo en Ávila y no de Erasmus, con lo cual, compaginándolo con los estudios, he podido entrenar correctamente todo.

-¿Cuál de los tres sectores es tu fuerte?

La bicicleta, sin lugar a dudas, si bien, lo cierto es que lo que me gusta del triatlón, la consecución de los tres y el abanico de posibilidades que ello abre.

-¿Tus tiradas más largas en natación, ciclismo, carrera a pie? Kilómetros y tiempo, para preparar Sierra Nevada?

Este año, lo primero es destacar, que gracias a Diego Paredes (mi entrenador y reciente 9º en Ironman de Lanzarote en su debut) estamos optimizando los entrenamientos en el sentido de que todo sume, y no existan kilómetros de «relleno». No hay que hacer un volumen exagerado, sino entrenamientos útiles.

Empezando por la natación, quizás los entrenamientos más largos hayan rondado 4500 metros, pero no más, entre otras cosas porque en Ávila este segmento lo entreno en solitario, con lo cual con mucho volumen cuesta mantener ritmos.

En bici, quizás alguna salida de 120 a 130 kilómetros (4-5h) con puertos, aunque en ciclismo, no suelo mirar kilómetros y en lo que baso mis entrenamientos es en el tiempo empleado.

Y a pie rodajes de 1 hora 45 minutos, pero eso sí, muy de vez en cuando, que en kilómetros se pueden traducir en unos 23-24 kilómetros.

-¿Has entrenado en montaña, es decir, has subido puertos, has corrido por montaña?

Sí, pero porque Ávila me ofrece unas grandes facilidades para ello, en bici, me encanta subir los puertecitos (aquí ninguno pasa de 12 kilómetros), y a pie cuando puedo me gusta salir al monte, «como las cabras», jeje.

-¿Con cuántos días de antelación crees que sería lo más idóneo para llegar a Sierra Nevada y aclimatarte bien a la altura?

Bueno, aquí parto con algo de «ventaja», por el hecho de vivir en Ávila que se encuentra a unos 1200 metros de altitud, con lo cual para mí con estar en la zona de competición uno o dos días antes, debe ser suficiente.

-¿Con qué te quedas del pasado Tri Largo de Sierra Nevada?

Me quedo con varias cosas buenas, por un lado el paraje, no se puede obviar, estamos en un Parque Nacional, y es uno de los paisajes más bonitos de nuestro país. Por otro lado, la dureza del recorrido es lo que caracteriza esta prueba y lo que más me atrae. Y por supuesto la organización, que con humildad, ha sabido crear una prueba referente y que impresiona en todo.

-¿Has hecho algún cambio en tu entrenamiento basado en tu experiencia de 2012?

El principal, y más destacable es que de estar el pasado curso viviendo en Varsovia, a este en Ávila, hay un inmenso cambio, y con este cambio, cambia todo, estoy más centrado y trabajo más mis puntos débiles, como son la carrera a pie y la natación (que últimamente mi hermana Miriam me daba cada paliza en la piscina, cuando vamos juntos).

-¿Notaste la altura en 2012?

Quizás no tanto la altura como la dureza extrema de la prueba, que te va minando las fuerzas poco a poco.

-¿Vuelves para ganar?

Hay que ser ambicioso, y vuelvo con intención de hacerlo mejor que el año pasado, pero nunca sabes quién te vas a encontrar como contrincante, ni en qué estado de forma, así que hay que estar preparado para toda circunstancia. En una carrera tan larga, el tener la cabeza fría puede hacerte ganar, sin haber sido el más fuerte.

-¿Que les dirías a los triatletas populares sobre el Tri de Sierra Nevada, algún consejo, anécdota….?

Por un lado a los que debutan, o repiten, pero cuyo objetivo es acabar y pasar un gran día, lo más importante es que se centren en disfrutar de cada momento de la carrera, apreciar el entorno, y no ir pensando en lo que queda, si no en lo que lleva. Han de tomárselo como si fuera un entrenamiento, con un puntito de ambición (que siempre se puede guardar para la carrera a pie).

Y para los que quieran ir a «disputar», que no se ceben, que es una carrera muy larga, y hay que tratarla con respeto, teniendo muy claro cuál es tu ritmo y haciendo caso a tu cuerpo.

Deja una respuesta