ADIÓS AL TREN DE LALIGA SANTANDER EN RIAZOR, 0-0.

REPARTO DE PUNTOS EN RIAZOR EN UN MAL PARTIDO ENTRE DEPORTIVO Y GRANADA QUE DEJA A AMBOS CON MAL SABOR DE BOCA. PUDO GANAR EL EQUIPO DE PEPE MEL EN UNA PENALTI QUE FALLÓ CELSO BORGES ANTE ‘MEMO’ OCHOA. EL GRANADA SOLO REALIZÓ UN DISPARO ENTRE LOS TRES PALOS. DEBUTÓ EN PRIMERA EL ECUATORIANO PERVIS ESTUPIÑAN.

El Granada CF ha dicho adiós de manera casi definitiva a sus opciones de permanencia, aunque matemáticamente nadie puede darlo por descendido, lo visto sobre el césped de Riazor fue un indicativo más que suficiente para entender que la entidad rojiblanca se ha dejado ya caer en brazos de la Liga 123. 

Los mensajes hoy llegaron desde el inicio, Alcaraz pidió ‘arrestos’ y lamentablemente no se vieron o solo se pudieron percibir un ratito de la primera mitad, quizá a él también le faltaron como al equipo toda la temporada, y es que en una ‘final’ como la de hoy, en los noventa minutos de partido y los cuatro de añadido solo envió un balón entre los tres palos, y fue un remate del debutante Pervis Estupiñan de cabeza a la salida de un corner que remató mordido y sin problemas para Germán Lux arquero deportivista. Pobre bagaje ofensivo de un equipo que aunque presentó bajas considerables, no tiene gol por ninguna parte.

El bajón físico en la segunda mitad fue alarmante ante un Depor, que nos perdonen, fue muy cortito, pero que dominó toda la segunda mitad y tuvo la ocasión perfecta para ganar el partido, un penalti riguroso del ecuatoriano Estupiñan sobre Andone, que pudo detener con las piernas el mejor un día más en las filas granadinas, el mexicano ‘Memo’ Ochoa, despejando su rechazo con rapidez el francés Saunier.

Y el indicador máximo fue ver como a pesar del golpe moral que suele dar una acción como esta, el equipo no se vino arriba, no se envalentonó ni un instante e incluso llegó en varias ocasiones a mostrar una pasividad inexplicable en algunos saques de esquina cuando le iba la vida en el partido.

Es evidente que con estas señales hasta el más optimista se vuelve ateo, y deja de creer en la religión rojiblanca en Primera que va a la deriva mas absoluta. Faltan ocho partidos para cerrar la temporada, 24 puntos, pero ya sin enfrentamientos directos, las distancias son 7 puntos con el Leganés, que deben ser ocho por la perdida del gol average con los pepineros, ocho reales con el Deportivo, y el Málaga ya se va a diez puntos, muy torcido viendo que además ellos juegan y sacan puntos de cualquier campo.

Hoy Alcaraz eso no se le puede negar, trató de buscar donde no hay, le dio otra vuelta de tuerca al once, y algo le salió bien al menos el equipo mantuvo la portería a cero y mostró cierta solidez defensiva, pero el rival fue poco exigente. Con Ochoa indiscutible bajo palos, uso línea de cuatro con Fouquier, Saunier, Vezo y Estupiñan, doble pivote con Wakaso-Pereira, banda derecha para Cuenca, izquierda para Héctor, como novedad, y arriba Boga, muy individual todo el partido, y Kravets, batallador pero alejado de la portería y por lo tanto del gol. Con este once, las variantes fueron mínimas, hombre por hombre, Ponce entro por el ucraniano, y el israelí Atzili por un desgastado Héctor.

La historia del partido fue mínima en la primera mitad, el Granada trató de sorprender, junto al cabezazo de Estupiñan, Cuenca lo intentó con un remate dentro del área que taponó Luisinho, y poco más, alguna individual de Boga que nunca acababa en nada y algún intento muy lejano y desviado. El Depor mejoró en la recta final de la primera parte, cayó en fuera de juego en un par de ocasiones, y tuvo dos tímidos remate, un cabezazo de Andone a centro de Carles Gil y otro de Borges en un saque de esquina que no comprometieron a Ochoa.

En la segunda mitad, el Granada desapareció del campo rival, pero estuvo muy impreciso, sus pérdidas de balón e inoportunos resbalones dieron vida en ataque al Deportivo, que no supo sacarle rendimiento. Solo un disparo de Juanfran desde el flanco derecho del área amenazó a Ochoa, pero el balón no cogió el efecto que buscaba el madrileño y se marchó a un par de metros del poste.

A Marlos Moreno se le negó el gol justo antes de ser sustituido y el Deportivo se encontró con el discutible penalti de Estupiñán que desaprovecho Celso Borges.

Los últimos minutos dejaron a los dos equipos señalados, a los locales por sus nervios y falta de serenidad en los últimos metros que no le permitieron anotar, y a los granadinos por su falta de ambición y de ocasiones tras para el penalti. También terminó retratado el árbitro que cortó de manera extraña un contragolpe local, en el tiempo de descuento.

El reparto de puntos, sin dejar satisfechos a nadie, permite al Depor aumentar un punto su ventaja con el Sporting, que hoy perdió con el Málaga, y mantenerla con el Granada dando un paso de gigante para la salvación, en cambio el Granada sigue haciendo méritos para irse a segunda.

Ficha técnica:

0 – Deportivo: Lux; Juanfran, Arribas, Sidnei, Luisinho; Guilherme, Borges; Carles Gil (Bruno Gama, min.57), Çolak, Marlos Moreno (Ola John, min.74); y Florin Andone.

0 – Granada: Ochoa; Foulquier, Vezo, Saunier, Estupiñán; Cuenca, Andreas Pereira, Wakaso, Héctor Hernández (Atzili, min.84); Boga y Kravets (Ezequiel Ponce, min.60).

Árbitro: Del Cerro Grande, del colegio madrileño. Mostró amarilla a Héctor (min.44), Estupiñán (min.75), Andreas Pereira (min.75) y Cuenca (min.91), del Granada; y a Ola John (min.91), del Deportivo.

Incidencias: Partido de la trigésima jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Riazor ante 19.302 aficionados, según el Deportivo.

 

Deja un comentario