‘MUCHO’ COVIRAN GRANADA ANTE EL LÍDER MORÓN, 80-78.

EN UN PARTIDO REÑIDO DESDE EL COMIENZO Y CON DOS TIEMPOS PARA CADA EQUIPO, LOS DE PABLO PIN, EN UN FINAL DE INFARTO, SE LLEVARON LA VICTORIA Y RECUPERAN EL LIDERATO EN LEB PLATA. ES LA PRIMERA DERROTA DE LOS SEVILLANOS ESTA TEMPORADA Y ENTRE LOS ARTÍFICES, UN GRAN BERNI CASTILLO CON 23 PUNTOS, OCHO DE ELLOS EN EL ÚLTIMO CUARTO. 

FICHA TÉCNICA:

COVIRAN GRANADA 80: Luis López (6), Jesús Fernández (20), Duane James (12), John Schoff (6), Jorge Fernández (7)-cinco inicial- Didi García (4), Javi Hernández (1), Pablo García (0), Eduardo Pérez (-), Germán Martínez (-), Jordan Stone (1), Berni Castillo (23)

ACEITUNAS FRAGATA MORÓN 78: M. Phillips (12), Javier Marín (12), J. Vargas (4), J.M. Morales (14), A. Marín (16)-cinco inicial-R. Rufian (3), G. Sánchez (0). A. Vergara (11), Pape Sow (4), J. Toledo (0), J. Threloff (2).

PARCIALES: 26-15, 14-24 (40-39 al descanso), 15-24 y 25-15 (80-78 final).

ÁRBITROS: Sres. Morales Ruiz y Palomo Cañas. Eliminaron por 5 faltas al local Jorge Fernández y a los visitantes Phillips y Vergara.

INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la quinta jornada de LEB Plata celebrado en el Palacio Municipal de los Deportes de Granada ante 2431 espectadores (cifra oficial). Antes del inicio el Alcalde de la ciudad, Don José Torres Hurtado, hizo entrega al presidente del club de una simbólica llave del Palacio, que fue correspondida por una placa por el apoyo y disponibilidad de la corporación municipal con la Fundación CB. Granada.

EDUARDO CASARES.- Cualquier calificativo se queda pequeño para el encuentro que se ha vivido en la tarde del sábado en el Palacio de los Deportes de Granada. Se anunciaba, como un partido ‘de miedo‘, así rezaba el cartel del mismo, en alusión a la cada vez más arraigada fiesta de Halloween, y a la llegada de líder invicto, Aceitunas Fragatas Morón.

Y sin duda el reclamó no pudo ser mejor, las gradas del Palacio registraron una nueva entrada récord, un total de 2431 aficionados en sus gradas, lo pasaron ‘de miedo’ con su equipo durante todo el partido, y terminaron con una sonrisa en la cara a la conclusión del mismo, tras la agónica victoria de los suyos por dos puntos, 80-78, que rompe la racha de victorias sevillanas y de camino le arrebata la bandera de líder.

Los prolegomenos del encuentro eran positivos, la entradas al feudo nazarí presentaba un gran aspecto, colas incluidas, para acceder al mismo, ya hacían presagiar que la tarde iba a ser maravillosa. Jordan Stone, hizo la rueda de calentamientos, y por tanto, su concurso, aunque no al 100% podría aliviar el problema y una de las claves del partido, el rebote.

Los nazarís saltaron con su quinteto habitual, Jorge Fernández, Luis López, Jesús Fernández y los americanos Duane James y Jhon Schoff y ofrecieron un primer cuarto estupendo. La salida fue fulgurante, capitaneados por un incombustible Jesús Fernández y un buen acierto de cara al aro rival, pasaron por encima de los sevillanos, el marcador se puso pronto en franquicia con un 11-9, que se transformó en pocos minutos en un agradable 20-9, gracias a un parcial de 9-0, consiguiendo acabar el primer cuarto con once arriba, 26-15.

En el segundo cuarto, el equipo entró bien y puso la diferencia en trece arriba, 34-21, pero como posteriormente reconoció Pablo Pin en rueda de prensa el equipo sufrió una desconexión, se empezó a perder el rebote defensivo dando segunda opciones a los sevillanos que de la mano de Alo Marín fueron reduciendo la diferencia. Un gran trabajo de Berni Castillo, mantuvo el tipo para los locales, a los que un parcial de 0-6, les dejó con la mínima ventaja a la entrada a vestuarios, 40-39.

A la vuelta de los, el comienzo siguió la misma tónica que el segundo cuarto, empezó con un triple de Morón, Pape Sow, colocaba a los suyos por delante en el electrónico, 40-42. Y las dudas aparecieron en los chicos de Pablo Pin. Tras unos minutos de igualdad, llegaba el golpe sevillano, que con tres triples de Alejandro Vergara, se marcó un parcial demoledor 0-11, para escaparse hasta los ocho de renta (55-63) con un cuarto por jugarse.

Pero aquí es donde se ganan los partidos, en el último cuarto, y si además un equipo trabaja como tal, y tiene en sus espaldas el excelente aliento de un Palacio de Deportes entregado, la remontada se puede convertir en realidad. La defensa se puso las pilas, la circulación de balón visitante y sus tiros ya no eran tan cómodos, y un parcial inicial de 9-2, con un 2+1 de Berni Castillo, puso toda la emoción en el electrónico, 64-65. El empate llegaría poco después, con unos tiros libres de Jorge Fernández, 68-68, a falta de cinco para el final.

El Palacio apretó, el equipo también y tras el empate a 70 a falta de 2:30, con tiempo muerto de Morón incluido,  Coviran Granada dio el estirón, dos tiros libres anotados por Schoff, y un gran triple de Berni Castillo, despegó al equipo y de camino también, el culo de los aficionados de los asientos del Palacio, ante el falló desde la línea de tres de los sevillanos.

El final se convirtió en una guerra de nervios, los ataques se iban a la línea de personal y al final, dos anotados por Schoff, decidirían el partido, ya que en la última jugada, Javi Marín tuvo la última opción para forzar una prórroga que no llegó.

La victoria permite a Covirán Granada volver de nuevo a los más alto de la clasificación de esta LEB Plata, empatado con su rival de hoy, Aceitunas Fragata Morón, con cinco victorias y una derrota cada uno. Igualado a cuatro triunfos con los dos conjuntos andaluces aparece Carrefour ‘El Bulevar’ de Ávila, que venció en Tarragona. Y este domingo pueden sumarse al trío de cabeza Fundación Lucentum y Sammic ISB.

 

Deja un comentario