RCD LA CORUÑA 2-2 GRANADA CF. UN PUNTO QUE ES ‘LA LECHE’.

Insúa lucha con Riera durante el partido.

LA NUEVA ETAPA DE ABEL RESINO AL FRENTE DEL GRANADA COMIENZA CON UN SUFRIDO EMPATE ANTE EL ‘DEPOR’ QUE AUNQUE NO SIRVE PARA SALIR DE LA ZONA DE DESCENSO, LE DA A LOS ROJIBLANCOS EL GOL AVERAGE ANTE UN RIVAL DIRECTO. EL TANTO INICIAL DE PITI FUE CONTRARRESTADO ANTES DEL DESCANSO POR LOS DE VÍCTOR FERNÁNDEZ CON GOLES DE JOSE RODRÍGUEZ Y LUCAS. ROBERT IBÁÑEZ CONSIGUIO EL EMPATA EN LA RECTA FINAL. LOS LOCALES TERMINARON CON DIEZ POR EXPULSIÓN DE FARIÑA.

El empate de hoy del Granada CF ha sido ‘la leche’, y nos aclaramos, no es una mofa al último inquilino del banquillo, es que realmente ha sido importante. Tras la salida del utrerano y la llegada de Abel Resino, concentración incluida, se esperaba un Granada CF que saliese a por todo, aguerrido, luchador y con ganas de sumar los tres puntos en juego que se valoraban como seis por la igualdad con el rival.

FICHA DEL PARTIDO
2 Deportivo de La Coruña: Fabricio; Juanfran, Lopo, Sidnei, Luisinho; Álex Bergantiños, Juan Domínguez; José Rodríguez (Laure, min.73), Lucas Pérez (Fariña, min.57), Cavaleiro; y Oriol Riera (Toché, min.65).
2 Granada: Oier; Foulquier, Babin, Mainz, Insúa; Iturra, Fran Rico; Róber Ibáñez, Piti (Rochina, min.66), Lass (Juan Carlos, min.63); y El Arabi (Córdoba, min.73).
Goles: 0-1, min.7: Piti. 1-1, min.34: José Rodríguez. 2-1, min.38: Lucas Pérez. 2-2, min.83: Róber Ibáñez.
Árbitro: Del Cerro Grande, del colegio madrileño. Expulsó a Fariña (min.86), del Deportivo, con roja directa. Mostró amarilla a José Rodríguez (min.43), Juan Domínguez (min.47) y Lucas Pérez (min.55), por parte del equipo coruñés; y a Juan Carlos (min.74), por parte del Granada.
Incidencias: Partido de la vigésima jornada de la Liga BBVA disputado en Riazor ante 18.827 aficionados.

El equipo inicial del toledano no ha diferido mucho de los anteriores, pero amigo, hay cosas que si parece que van a cambiar. El equipo durante casi media hora ha sido completamente diferente a lo vivido en toda la primera vuelta. Ofreció juego por banda, la defensa más adelantada y una ambición por conseguir el gol, que como visitante no se había visto antes. El pelotazo desapareció y la intención de jugar la pelota desde la defensa parece que será una tónica predominante en el ‘nuevo Granada’.

En esa media hora, a pesar de un arranque de cierto dominio blanquiazul, apareció la figura de hombre, Piti, al que Abel Resino pidió más implicación y el ‘10’ recibió un pase fantástico de Iturra, cuya visión periférica es más afinada de lo que suele demostrar. El rojiblanco se deshizo de su par y se preparó para lanzar el balón. Su disparo voló hasta el palo largo de Fabricio, inalcanzable para el cancerbero.

El tanto granadino dio alas al equipo convencidos de que la constante “entrenador nuevo, victoria segura” estaba a punto de depararles tres puntos, sobre todo cuando tuvo dos buenas ocasiones de gol en las botas del internacional marroquí,El Arabi, pero el delantero no solo no está fino de cara al gol, sino que parece muy lejos de afinar su puntería. Pero las buenas sensaciones se derrumbaron con suma facilidad.

Los de Víctor Fernández aún tenían mucho que decir. José Rodríguez hizo el tanto del empate gracias a una genialidad de Bergantiños. Cuando el balón llega a sus dominios, el cuero sabe que algo bueno puede pasar, y pensar que aquí fue desechado, con la falta de peloteros que tiene el equipo sorprende. La pelota se coló donde nadie esperaba, en dirección a un Cavaleiro que se desmarcó en el área nazarí. El luso, héroe local tras su gol al Athletic, falló ante Oier, pero José Rodríguez acertó a embocar al cazar el rechace.

Los gallegos mantuvieron la intensidad ofensiva y recibieron el mejor premio posible. El Granada se diluyó y perdió un balón clave en el centro del campo, por medio de un desafortunado El Arabi. Sidnei fue el autor de la recuperación, principio y fin del gol. La jugada terminó con Lucas remachando un pase de la muerte, con todo a favor.

Los rojiblancos habían saltado con todas sus intenciones por todo lo alto, rotos en pedacitos tan pequeños, que reconstruirlo ya fue practicamente imposible. La defensa hizo aguas en los dos goles, en el primero por el lado de Foulquier, que le costo mucho sujetar a Cavaleiro, y por la izquierda con un Insúa que apunta maneras, pero que despistó su marca en los dos goles.

En la segunda parte, los gallegos se defendieron con solidez y siguieron insistiendo en los terrenos de Oier. El Granada parecía estar a años luz del empate, mientras los locales saboreaban una victoria clave para poner tierra de por medio con los puestos de chamusquina. Sin embargo, Robert solucionó la papeleta con un trallazo para enmarcar. El carrilero hizo el gol del empate cuanto nadie daba ya un duro por un Granada, hundido en la parcela física y con severos problemas psicológicos para afrontar la adversidad. Remató al fondo de la portería gallega, tras una falta lateral que cometieron sobre él mismo, y tras varios rechazos, era el empate y fue sin duda ‘la leche’.

 

En la recta final, el ‘Depor’ se quedó con uno menos por la justa expulsión de Fariñas que dio un bofetada a Fran Rico en un rifirrafe entre ellos. Pudo ganar el Granada en la última jugada de partido, en una incursión de Foulquier cuyo centro tras pasar por varias botas de jugadores de ambos equipos no encontró un remate certero.

El punto, aunque insatisfactorio para ambos equipos, si puede considerarse positivo para el Granada CF, que aunque acumula ya 16 jornadas sin ganar, sale con vida de Riazor y con el gol average a su favor ante el que se presupone pueda ser, en la recta final del campeonato, un rival por eludir el descenso.

Deja un comentario