TRIBUNA ALTA: » PARTIDO PERFECTO», POR PABLO DOMÍNGUEZ.

NUESTRO COLUMNISTA PABLO DOMÍNGUEZ ANALIZA LA GRAN VICTORIA ANTE EL VILLAREAL Y AVISA DEL BUEN FUTURO DEL GRANADA CF PARA CONSEGUIR LA PERMANENCIA.

» PARTIDO PERFECTO»

Quiso el Valladolid sorprender y echar más picante a la pugna por la permanencia tumbando a un oscuro Barça en Pucela, lo que comprime aún más si cabe la parte baja de la tabla (ocho equipos en cuatro puntos). En estas, el Granada quedaba a sólo un punto del descenso justo cuando llegaba el Villarreal. El partido cobraba tintes de urgencias y de final. Una vez más los de Alcaraz estuvieron a la altura a la hora de la verdad.

Partido perfecto. Desde Roberto hasta El-Arabi, pasando por Fran Rico. El ‘gato rosa’ le birló a Uche un balón que bien vale el partido, pues ya se perfilaba para adelantar al submarino. A partir de entonces el Granada se enchufó y puso la directa hacia los tres puntos.

El equipo nazarí mostró todas sus virtudes en base a una gran intensidad de principio a fin. Serio, completo y vistoso. Lucieron todos. El ya mencionado meta rojiblanco y su gran atajada, Nyom infranqueable y desbordante, Murillo convertido en el ‘muro’ erigiéndose además líder de la zaga, Coeff y Angulo correctos, Iturra el gladiador y pulmón del equipo anulando la creación amarilla, Fran Rico capitán del barco marcando los tempos y dirigiendo a los suyos, Recio equilibró anexando zaga y punta de ataque, Brahimi inventó y desbordó, Riki vertical e intratable y El-Arabi preciso cual bisturí, resolutivo.

Por su parte, Lucas estuvo acertado en los cambios. Trató de controlar el marcador y oxigenó satisfactoriamente el equipo tras el importante desgaste de la primera parte. Pereira cumplió los minutos que tuvo, ídem Foulquier y Dani Benítez con quien la grada sigue siendo muy exigente y esquiva, quizá en demasía. Y es que aunque los pitos al balear sobraran siendo la única nota negativa de la noche, vienen a recordarle que está lejos del nivel que ofreció no hace tanto.

La gran noticia es que el equipo se muestra más íntegro y compacto conforme se acerca la conclusión del campeonato. Se cortó la hemorragia de puntos en Los Cármenes con estas dos últimas victorias sobre Betis y Villarreal, punto de inflexión. Puntuar en Getafe pondría la salvación virtual a tiro ante el Elche.

Recompuesta la fiabilidad local, ahora resta corregir a cierto sector de la afición que vive en espera latente a que se produzcan las derrotas del Granada. De alguna manera hay que lograr instaurar una conciencia acerca de la categoría en la que estamos, Primera División, entre los más fuertes del mundo.

El ambiente que rodea a cada club siempre afecta a los propios futbolistas. ¿Dónde quedan aquellos extraordinarios recibimientos en Los Cármenes en las grandes citas? El equipo se contagiaba de ese empuje de las miles de gargantas que atronaban en una monumental atmósfera convirtiendo en un infierno nuestro feudo para cualquier rival, indistintamente de quien fuera el visitante de turno. Entonces todos íbamos a una, supimos sufrir. Hay quien parece haberlo olvidado.

Éstos esperan a la mínima oportunidad para tirar piedras sobre su propio tejado. Éstos fueron los que se cubrieron de gloria cuando Dani Benítez saltó al césped. A éstos, decirles que tal vez debieran arropar más a los nuestros, pase lo que pase. Las malas vibraciones no llevan a nada positivo. En cambio las buenas siempre suman y es de eso de lo que se trata, de sumar.

La situación del Granada en estos momentos es la siguiente: ocupa la 12ª plaza acabando la jornada cuatro puntos por encima del descenso, a expensas de lo que suceda en el Osasuna – Málaga. Únicamente los pamplonicas podrían superar mañana, sólo si ganan, a los nuestros.

Por otra parte y aunque esto puede variar, en función del ritmo de puntuación del equipo que marca descenso, vemos que con 37 puntos se lograría la permanencia esta temporada, lo que traducido al Granada significa que con tres victorias más, el Granada 2014/2015 sería de Primera División.

Además el calendario del Granada invita al optimismo y es que de aquí a la conclusión del campeonato, los de Alcaraz han de medirse a: Getafe (F), Elche (C), Atlético de Madrid (F), Levante (C), Málaga (F), F.C. Barcelona (C), Sevilla (F), Rayo Vallecano (C), Real Sociedad (F), Almería (C) y Valladolid (F).

Con suerte a tiro de tres o cuatro victorias, el Granada podría lograr la permanencia virtual, tal vez matemática, en Los Cármenes ante el Rayo Vallecano. Sería el último fin de semana de Abril a falta de tres jornadas para el final. No obstante, dos semanas después será el Almería el que rendirá visita a la ciudad de la Alhambra en un duelo para el que ya podríamos estar salvados y que, a falta de la última jornada, podría suponer enviar a Segunda División a nuestros vecinos. Lo principal es nuestro equipo, dicho lo cual ojalá ambos sigamos un año más en la élite.

Siguiente parada, el viernes a las nueve de la noche en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe.

Deja un comentario