TRIBUNA ALTA: «EL BUEN CAMINO» POR PABLO DOMÍNGUEZ.

ANÁLISIS DEL ENCUENTRO DE AYER REALIZADO POR NUESTRO COLUMNISTA PABLO DOMÍNGUEZ CON SU VISIÓN DE LO OCURRIDO EN LOS CÁRMENES BAJO UN AMBIENTE ESPECTACULAR.

Victoria del Granada que dejó una impecable imagen ante el Elche en un encuentro con sabor a derbi. Los de Alcaraz fueron superiores de principio a fin a los de Escribá que sólo en contadas ocasiones inquietaron la meta de Roberto. Además, Los Cármenes presentó una entrada de excepción como hacía bastante tiempo que no sucedía. La afición quiso recuperar el espíritu de los ascensos, arropando al equipo desde antes incluso del inicio del choque con el clásico recibimiento en el acceso al estadio.

Pese a un gris primer tiempo todo salió de cara. Hasta el arbitraje por una vez quiso no conceder al Elche un gol que debiera haber subido al marcador y que habría puesto a los ilicitanos por delante poco después de comenzar la segunda mitad del encuentro.

roberto
Roberto ataja el balón dentro de la portería rebasando totalmente la línea de gol.

Aún así hasta el ‘gato rosa’ tuvo un buen día. Mención especial a la zaga en este sentido, que estuvo sobresaliente siendo expeditivos a la hora de anular las acciones de peligro generadas por los franjiverdes. Nyom, Coeff, Murillo y en especial Bryan Angulo realizaron una actuación soberbia. Asimismo los Fatau, Recio y Fran Rico supieron llevar el mando del partido. Por su parte, Brahimi, El-Arabi y Riki dieron sensación de peligro cada vez que encararon a su par, imprimiendo verticalidad al juego del equipo.

Tras la polémica del ‘gol fantasma’ del Elche sería un error del conjunto ilicitano el que propiciaría el gol del Granada. Llegó tras robo y jugada personal de El-Arabi que asistiría a Brahimi para anotar el único tanto del partido en el mano a mano ante Manu Herrera. A los pocos minutos los de Escribá se quedarían con diez por penalti y expulsión de Sapunaru, que Fran Rico no acertó a convertir.

Eran los mejores minutos de los de Alcaraz, que estuvo acertado y fue valiente con los cambios mandando un claro mensaje a sus jugadores: había que ganar sí o sí el partido. Buonanotte cumplió en la media hora de partido que disputó. Foulquier e Ighalo apenas tuvieron minutos para demostrar algo pero no tuvieron errores.

El Elche se vio desbordado por el Granada, que pese a ser superior en la fase importante del partido, no acertó a marcar el segundo. Sin embargo eso no empaña el extraordinario encuentro y la gran imagen que ofreció el equipo: completo, trabajador, consistente, ordenado, con mordiente y gol. Supo en todo momento a qué quería jugar y logró llevar a su terreno al rival.

El Granada acaricia la permanencia y encara la fase final del campeonato con gran confianza, habiendo recuperado el factor campo merced a tres victorias consecutivas en Los Cármenes. Además el vestuario supo salir de un momento difícil, una vez en la primera vuelta y otra en la segunda cuando cierto sector del público pedía la destitución del míster. Juntos salieron adelante logrando así algo que ahora queda patente: la cohesión entre jugadores y técnico.

Dentro de las limitaciones obvias del club, hay razones para pensar que estamos ante el mejor Granada de la temporada y de la historia reciente. Hay que hacer hincapié en que la gestión que se está desarrollando en el club es la apropiada, teniendo en cuenta de dónde viene. Crecimiento progresivo y constante a todos los niveles: así es cómo se consolidan proyectos y se asientan las bases para poder hacer cosas bonitas en el futuro. Paso a paso, todo llega.

Próxima estación: uno de los llamados por Caparrós ‘pasos por el dentista’ en el estadio Vicente Calderón. El Granada llega en el mejor momento posible a una cita como ésta, pues el Atlético de Madrid de Simeone está intratable. Con 34 puntos, caer en Madrid quedaría poco más que en anecdótico, dada la tranquilidad que se vive ahora en la entidad rojiblanca. En estos momentos puntuar en feudo colchonero no es imposible pero sí bastante improbable. Pues eso, vamos al dentista.

Deja un comentario